Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘YEMANJA’

yemanja-blogAunque hay leyendas que nos dicen que Yemanjá tuvo hasta quince hijos, la más difundida es la que nos relata que tuvo diez hijos con el padre supremo, Oxalá; el cual además de Yemanjá tuvo por esposa a Naña. A Oxalá se le representa en forma de hombre viejo y de hombre joven. Cuando es representado en su forma joven es llamado Oxaguiã.
Exu es el primero de los hijos de Yemanjá, es el que abre los caminos y el intermediario entre los hombres y los Orixás.
Ogum tiene como atributos la fuerza, la impetuosidad y el valor; es identificado como San Antonio.
Ossaim es el dios de la magia y la sanación, las palabras que activan el poder curativo de las plantas es un misterio dominado exclusivamente por los sacerdotes de Ossaim.
Oxóssi, es el encargado de alimentar con su caza a los otros dioses, guardián de la naturaleza y de la agricultura; está identificado con San Jorge.
Ibejis son los gemelos, Orixás niños que simbolizan la dualidad y son identificados con los Santos San Cosme y San Damián.
Euá, es una diosa que tiene el poder de volverse invisible y penetrar en los misterios de Ifá, dios de la adivinación. Se la identifica con Nuestra Señora de las Nieves.
Iansã, es una diosa guerrera, dinámica, fuerte y valiente; se la representa portando una espada; identificada con Santa Bárbara.
Obá, diosa guerrera de las aguas revueltas; identificada con Santa Catalina, Santa Marta y Santa Juana de Arco.
Oxum es la diosa de la riqueza y de la fertilidad, es vanidosa, sensual y muy femenina. Domina el oro y las aguas dulces que riegan los campos; es identificada como la Virgen de la Candelaria, Santa Clara y la Inmaculada Concepción.

Read Full Post »

yemanja-blogYemanjá es hija de Olokum, diosa del mar. El nombre de Yemanjá, proviene de Yeye Omo Eja, significando “la madre cuyos hijos son los peces”. Yemanjá, tiene diversas manifestaciones en las cuales recibe además los nombres de Inaê, Janaína, Oloxum, Odo Iyá. En Salvador de Bahía (Brasil), se dice que existen siete Yemanjás: Iamassé, Euá, Olossá, Yemanjá Ogunté, Yemanjá Assabá, Yemanjá Assessu y Iemowô. En Cuba se dice que sólo existe una Yemanjá, pero que llega por siete caminos. Yemanjá es la reina de las aguas, sus vestiduras están cubiertas de perlas, su número es el ocho y múltiplos del ocho, sus colores son el azul celeste, rosa claro, verde claro y blanco, es venerada los días 2 de febrero y el 31 de diciembre.
Según la leyenda, se casa por primera vez con Orunmilá, dios de la adivinación, posteriormente se casa con el rey de Ifé, Olofin-Odudua, del cual tuvo diez hijos, los cuales recibieron nombres simbólicos y se convirtieron en orixás. Tanto amamantó a sus hijos que sus senos se volvieron inmensos. Cansada de estar en Ifé, huyó en dirección al atardecer de la tierra, tal como los yorubas designaban el Oeste, y llegó a Abeokuta. Al norte de Abeokuta, vivía Okerê, rey de Xaki. Al ver a Yemanja, Okerê se enamoró y le propuso matrimonio, tal propuesta fue aceptada por Yemanja, a condición de que nunca hiciera ningún comentario sobre sus inmensos senos. Pero un día en que había bebido en exceso, sin saber que hacía ni que decía, se tropezó con Iemanja, ella al verle en tal estado le llamó borracho, Okerè, enfadado le gritó: tú con esos pechos inmensos y caídos, al oír el desafortunado comentario Yemanja, huyó despavorida de su lado.
Antes de su primer matrimonio, Yemanja, había recibido de su madre, Olokum, una botella que contenía una poción mágica. Su madre le dijo que nunca se sabe lo que puede ocurrir mañana y, que en caso de necesidad, rompiera la botella tirándola al suelo. Al huir de Okerê, Yemanja siguiendo las instrucciones de su madre, rompió la botella y de ella nació un río. Las aguas tumultuosas de este río trasladaron a Yemanja en dirección al océano donde residía su madre Olokum.
Según otra versión, Okerê, enfadado, quiso impedir la huída de su mujer convirtiéndose en una colina, llamada Okerê (aún llamada así en nuestros días), se colocó justo en el camino que tomaba su mujer, pero ella al verlo tomó el camino de la derecha, él inmediatamente se colocó en el camino de la derecha, si lo hacía por el camino de la izquierda, él se colocaba por la izquierda. Viendo que era imposible pasar hacia el camino de la casa de su madre, llamó a Xango, el más poderoso de sus hijos. Llegó Xango, y seguro de su poder, le pidió a su madre como ofrenda un carnero, cuatro gallos, un plato de amalá (preparado con harina de inhame) y un plato de gbeguiri (preparado con alubias y cebolla) y le dijo que al día siguiente ella encontraría por donde pasar. Xangó, deshizo todos los nudos que sujetaban las cuerdas de la lluvia y empezaron a aparecer nubes de la mañana y de la tarde, apareciendo por la derecha y por la izquierda y, cuando todas estaban reunidas, Xangó lanzó su rayo sobre la colina Okerê, abriéndose en dos. Así pudo pasar Yemanja hacia el océano de su madre, y vivió allí, rehusando desde entonces regresar a tierra.
Leyenda de Yemanja, según el candomblé

Read Full Post »

YEMANJA

yemanja-blog

YEMANJA, Reina del Mar. Su festividad es el  31 de diciembre,  y es el día en que los devotos le agradecen todo lo recibido y hacen nuevas peticiones para el año entrante. La fiesta de Iemanja es una ofrenda  a la madre de los Orixás (dioses y diosas) Es un culto afro-brasileño, proveniente del candomblé, Yemanjá es reconocida como la madre de los orixás, junto con Oxalá (Cristo). Reina de las aguas,  le gusta recibir regalos, sobre todo flores. Muy respetada y adorada por los pescadores que la tienen como su protectora.  En la ciudad de Salvador da Bahía, (Brasil) la fiesta fue instaurada alrededor de 1920, por iniciativa de la colonia de pescadores de Río Vermelho que a causa de un año de pésima pesca decidieron recurrir a la tradición de Umbanda y pedir ayuda a los santos africanos llevados a Brasil por los esclavos negros. Los esclavos negros en la época del Brasil colonial no podían practicar el culto a sus orixás y tuvieron que asociarlos a los santos católicos, encontrando en esta práctica una forma de ablandar la severidad de la Iglesia católica y así garantizar su opción religiosa. Así Iemanjá  fue la equivalente a Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, Oxalá a Cristo,  Ogum por San Antonio, y así todos los demás santos.La fiesta de Iemanjá es una manifestación de fe y esperanza que reúne a millones de personas de todas las razas en un mismo lugar, donde todos arrodillándose reverencian a la madre de los orixás, buscando un mismo propósito: crecimiento y protección espiritual.

Read Full Post »