Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vejez’

VEJEZ FELIZ

Nunca está de más compartir la sabiduría, éstas son las respuestas y consejos del médico Óscar Frese Escutia

¿A qué edad nos morimos?

A los 82 años las mujeres, a los 79 años los hombres. Pero se puede prolongar esta edad con calidad de vida, mejorando alimentación, hábito de actividad física y manejando el estrés. Se trata de llegar a ese final sin depender de otros.

Sin molestar.

¡Eso es ser generoso! Cuidarse y prepararse para no molestar a los demás. “Envejece bien, quien ha vivido bien”, dijo Pitágoras. Y vives bien si piensas en los demás.

¿Qué es envejecer?

Ir perdiendo capacidad es envejecer, pero mientras puedas valerte… ¡envejeces bien!

Pues envejezco bien. Es el envejecimiento normal: vas adaptándote a paulatinas pérdidas. ¡Lo indeseable es el envejecimiento patológico!

¿Qué es un envejecimiento patológico?

Un envejecimiento prematuro que te conduce a la dependencia. ¿Es muy frecuente?

Se da en el 12% de los mayores de 65 años: consume muchos recursos públicos.

¿Qué ocasiona ese envejecimiento prematuro?

Una enfermedad acelerada… o que esa persona no se haya cuidado bien. ¡Y esto depende de cada uno, es perfectamente evitable!

No tanto si soy pobre…

Es verdad que el poder económico y un buen sistema sanitario público palían el envejecimiento prematuro. ¡Pero hay muchas otras cosas que puedes hacer!

Le escucho.

Haz ejercicio. Come de todo, en horas regulares y poca cantidad. Evita el sobrepeso. Duerme siete horas. No fumes ni te intoxiques. Mantén la presión arterial entre 8 y 12. (80/120). Mantén el colesterol malo bajo…

Factores fisiológicos y psicológicos: hay circunstancias que pueden envejecerte mucho, como la muerte de un ser querido, el desempleo, las penurias económicas…

¿Algún consejo al respecto?

Ahorrar en un fondo de retiro.

Procura mantener siempre una actitud activa y positiva. Sonreír, reír. ¡Un día no reído es un día perdido!

Otro consejo.

Cultiva tus amistades. Construye tu propia red social. Será tu soporte cuando seas mayor. ¡Esto es fundamental!

¿Por qué?

Porque la soledad es la peor compañera: ensimisma, entristece, deprime, produce erosión cognitiva… ¡Te envejece!

¿Tener amigos rejuvenece, pues?

Sí. Y también tener siempre un proyecto: estudiar algo, practicar un deporte…Colaborar en una actividad solidaria.

¿Envejeces mejor si eres solidario?

Sí, porque eso genera paz interior, tranquiliza el ánimo, te sientes bien íntimamente. ¡Trata bien a la gente de tu entorno, sé amable! Una mala cara no soluciona nada.

¿Por qué se da entre ancianos el síndrome de Diógenes?

Acumulan como si así fuesen a vivir más. La lección es que sólo existe el presente: ¡vive el día de hoy! (“Carpe diem “).

“Con la mochila ligera”.

¿Con pocas cosas?

Sí, y en un espacio sencillo, luminoso, alegre, cómodo. No recargado.

¿Cómo juegan amor y sexo en la vejez?

El amor es imprescindible: permite vivir más intensamente. Importa la complicidad en la pareja, la ternura, ¡y tocarse…! El sexo puede expresarse en una caricia, un beso, no en aquel que tuvimos.

Cite un peligro al acecho del anciano.

Una caída. El anciano arrastra los pies… y ahí está la alfombra. ¡Fuera alfombras! Y desniveles, escalones, bañeras. El plato de la ducha debe estar al ras del suelo.

¿Por qué es tan peligrosa la caída?

A esas edades, una operación por rotura de fémur comporta riesgo de infección hospitalaria, urinaria, respiratoria, fiebre… y entrar en la cascada de la dependencia.

Prevengamos caídas, pues.

Calzado cómodo. Al levantarse, hacerlo despacio para evitar cambios de presión y mareos. Debe haber empuñaduras en el baño.

¿Jubilarse envejece?

Sólo si esperas reconocimientos, recompensas, visibilidad: hay que acogerse a la propia red de amigos. Y no sentirse un estorbo ni caer en el “síndrome del mayordomo”.

Explíquese.
No permitir que te haga nadie tus gestiones: ¡preserva tu autonomía! Y vive en tu propio espacio, o estorbarás. Y sufrirás: eso envejece. Por mucho que te quieran y te adoren… procura cuidarte tú.

Algunos se deprimen al constatar su decadencia física.

Preocuparse demasiado de la apariencia externa es infructuoso: lo mejor es velar por el interior, por un espíritu activo y positivo.

¿Cómo prepara usted su vejez?

Voy despejando todo lo que pueda estresarme y me pregunto: “¿Qué quiero hacer?”.

¿Y qué se responde?

Seguir recibiendo a pacientes y ayudar a otros con mi experiencia.

Resuma qué hacer para envejecer bien.

Cuida de la propia salud, mima a la red de amigos, sé optimista, sé solidario, respeta a la gente del entorno. Y déjalo todo planificado para tu final: ceremonia, entierro, testamento. Dejar eso a los que se quedan es egoísta. Que nadie tenga que estresarse por tu causa ¡es la máxima generosidad!

 

Tengo 68 años. Soy Óscar Frese, médico de Monterrey, México. Catedrático de Medicina interna en TEC Salud. Estoy casado y tengo tres hijos y cuatro nietos. Soy un liberal respetuoso.

ÓSCAR FRESE

Read Full Post »

ANCIANIDAD

 

Nunca está de más parar un momento para hacer algunas reflexiones, hoy me voy a centrar en la vejez. Empecé mi libro con esta frase: Dicen que una persona es sabia cuando aprende de los errores de los demás, ojalá tú seas una de estas personas…

Dice un proverbio hindú que la vejez empieza cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas.

Llegar a la vejez es una cuestión de tiempo, quizás no esté de más ir conociendo el camino que nos lleva a ella y, como dice el refrán: cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. Seamos sabios y hagamos caso de las conclusiones de los que ya han atravesado ese camino. La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede. (Aldous Huxley)

Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos. (Einsten)

Y, las personas en la edad madura, ya deben haberse dado cuenta de que el tiempo te va demostrando quién vale la pena y quién no. Te va demostrando a quién le importas y a quién dejaste de importar. El tiempo te va demostrando quién cree en ti y quién nunca lo hizo. Valora a aquellos a quién todavía le importas.

No te cuestiones, lo habrás hecho lo mejor posible, hemos venido a aprender. Tu mejor maestro es tu último error. (Ralph Nader)

SOLEDAD

Pero sobre todo nunca temas a la soledad, solo nacemos y solos morimos. El sentimiento de soledad sólo aparece en nuestra especie. La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que es capaz de soportar. No te apenes si estás solo, el tener alguien a tu lado no significa estar acompañado. Shopenhauer dijo: la soledad es el patrimonio de las almas extraordinarias.

La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar. ( Niestzsche)

Siempre se ha dicho que más vale estar solo que mal acompañado, quizás sea el momento en que le digas a alguien: estoy haciendo varios cambios en mi vida si no sabes nada de mi tu eres uno de ellos. Nadie puede volver atrás y empezar de nuevo, pero cualquiera puede empezar hoy y crear un nuevo final. (María Robinson)

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo. (TOLSTOI) ¿será hoy el día en que nos cambiemos a nosotros mismos? Nunca digas que no puedes, pues la diferencia entre lo posible y lo imposible, es la medida de tu voluntad.

Poco bueno habrá hecho en su vida el que no sepa de ingratitudes. (Jacinto Benavente)

No te preocupes por las personas de tu pasado, hay una razón por la que no llegaron a tu futuro. (Paulo Coelho)

Solía pensar que la peor cosa en la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor de la vida es terminar con alguien que te hace sentir solo. (Robin Williams)

Jamás pienses que la vida es injusta, hay una razón para que ocurran las cosas, piensa que no hay árbol que el viento no haya sacudido (proverbio hindú). Te recuerdo los cuatros principios o leyes espirituales que se imparten el la India:

La primera ley dice: ¡La persona que llega es la persona correcta!

La segunda ley dice: ¡Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido!

La tercera ley dice: ¡En cualquier momento que comience es el momento correcto!

Y.… la cuarta ley dice: ¡Cuando algo termina, termina!

VEJEZ

REFLEXIONES

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad (Gabriel García Márquez)

Todos deseamos llegar a viejos, y todos negamos que hemos llegado (Francisco de Quevedo)

Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara (Michel de Montaigne)

El viejo no puede hacer lo que hace un joven; pero lo que hace es mejor (Cicerón)

Un hombre no es viejo hasta que comienza a quejarse en vez de soñar (John Barrymore)

Viejo es quien considera que su tarea está cumplida. El que se levanta sin metas y se acuesta sin esperanzas, (anónimo)

Los que en realidad aman la vida son aquellos que están envejeciendo (Sóflocles)

El joven conoce las reglas, pero el viejo conoce las excepciones (Oliver W. Holmes)

Un hombre no envejece cuando se le arruga la piel sino cuando se le arrugan sus sueños y sus esperanzas.

En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos. (Marie von Ebner Eschenbach)

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre y la vista más amplia y serena. (Ingmar Bergman)

Envejecer es todavía el único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo. (Charles A. Saint-Beuve)

Los cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario. (A. Shopenhauer)

Nada nos hace envejecer con mayor rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos. (G. H. Lichtenberg)

RUEDA

Y, como de todos es sabido que la mayoría de las personas “aceptan” y les resultan más ciertas o creíbles las sentencias u opiniones de personas que son famosas o que destacan en algún campo, no necesariamente el cultural, ya que la Universidad de la Vida es tan válida como una preparación académica. Sugiero que le dediquéis unos minutos para leer las reflexiones de personas que creyeron firmemente que esta vida no es el final, y que con un poco de suerte podremos hacerlo mejor en nuestras sucesivas reencarnaciones, algo que comparto al cien por cien. Como, por ejemplo; Pitágoras, Benjamin Franklin, Blavatsky, Edgard Cayce, Federico II el Grande, Khalil Gibran etc.

Las podréis encontrar en la categoría de Karma y Reencarnación

 

“Necesitamos muchas vidas, revestirnos de múltiples cuerpos, nacer y morir y volver a nacer muchas veces para llegar al fin último de la perfección que es el que los dioses nos reservan. Esta ley de vidas sucesivas da la adecuada explicación a todas las desiguales manifestaciones de nuestra existencia”. Palabras de Pitágoras de Samos, el filósofo y matemático griego, nacido aproximadamente en 582 a. DC –  500 a.C.)

 

Una preciosa canción para escuchar: La Vejez de Alberto Cortéz

Read Full Post »

MANTAUna Residencia de Ancianos, jamás, jamás, puede ser un negocio. No se puede obtener ganancias a costa de las personas y menos de un ser tan desvalido como los ancianos. Lo mismo con los niños, ¿acaso hay orfanatos de pago? ¿No se hace cargo el Estado de los niños huérfanos?. Muchos ancianos se podrían considerar como “huérfanos” también. Asustada estoy de las denuncias sobre el trato a los ancianos en las residencias de España; lo ideal es que en sus últimos años, fueran atendidos por sus familiares, pero si no es así, el Gobierno debería hacerse cargo de todas las personas desvalidas, que “algo” habrán hecho por el crecimiento de nuestro país, unos trabajando y otros simplemente criando hijos para la patria (que es mucho hacer). Si cumplieran lo que prometen en la publicidad de algunas residencias, muchos querrían estar en esos “idílicos” lugares antes que en compañía de sus hijos; porque ya se sabe, una Madre es para cien hijos, pero cien hijos no son para una madre. No sería necesario para el gobierno costear el 100% de los gastos, puesto que muchos de ellos podrían pagar una cantidad razonable si no tienen otro sitio mejor donde estar y, los que no pudieran, que con nuestros impuestos se cubran sus necesidades. ¿No pagamos suficientes impuestos como para costear los últimos años de vida de una persona de forma digna? Un gobierno es como una casa, debemos saber administrarla, debemos dar prioridad a nuestras necesidades básicas antes que a lo superfluo. No se nos ocurre “equipar” nuestro armario con las últimas novedades de la moda sin antes haber pagado nuestros compromisos económicos que son ineludibles. Como dice el refrán, primero la obligación y luego la devoción. Mis conocimientos económicos sobre el reparto de los presupuestos del Estado son escasos, pero el sentido común me dice que “algo” sobrará para estos menesteres si se administrara de forma inteligente, ¿o acaso no se gastan muchos euros que en opinión de muchos se interpretaría como derroche?, lo primero es lo primero. Si el coste mensual de una residencia fuera aceptable, lo lógico es pensar que pueden ser financiadas por los propios ancianos, ya que si no fuera así nadie tendría ningún interés en tener un negocio que cause pérdidas. Así que pido, ruego, a quien corresponda que se apiade de los ancianos desvalidos (los que sus familiares no lo hacen) y estudien la forma de no permitir que se negocie con las personas y que sea el gobierno el que poco a poco se haga cargo de este “negocio”, teniendo la oportunidad además de emplear a muchas personas. Puedo pecar de ingenua al pensar que esto sea posible, pero os digo que bendita ingenuidad. Los líderes de los partidos políticos tienen PODER para hacerlo posible, esperemos que alguien les comente este tema y dediquen un poco de tu tiempo para estudiar y realizar esta petición, que no sea una utopía. Ni en nuestros peores sueños pensamos que nuestro futuro sea el del abandono, el de la soledad, el de que nos traten con irascibilidad por nuestras torpezas, el tener que dormir en sábanas mojadas…
No. Por supuesto que no, porque si pensáramos que en nuestro futuro sufriremos el mismo maltrato que estas personas indefensas, haríamos lo que estuviera en nuestra mano para evitarlo. Y de nuevo os repito el último texto del artículo sobre los abuelos, por si acaso no lo habéis leído. Jorge Cafrune en fragmentos de Martín Fierro canta así: La cigüeña cuando es vieja pierde la vista y procuran en su edad madura cuidarlas sus hijas pequeñas, aprendan de las cigüeñas este ejemplo de ternura. Y este cuento que oí de niña: Un padre le dice a su hijo, ve a la cuadra y tráeme la manta del caballo, ¿para qué papá? es para el abuelo, le voy a llevar a un asilo, con la manta pasará menos frío. El hijo coge la manta y con unas tijeras la corta por la mitad. ¿qué haces?, le dice el padre. El hijo contesta, estoy guardando la otra mitad para cuando yo tenga que llevarte a ti al asilo papá. Piensa que un día no creas tan lejano serás tú el posible protagonista de una artículo como este. Haz lo que puedas por ellos.
Vaya por delante que mi queja va dirigida para las personas que de manera indiscriminada llevan a sus ancianos a las residencias pudiendo con un poco de esfuerzo hacerse cargo de ellos, en absoluto juzgo a los que a pesar de sus buenas intenciones no les queda más remedio que llevarlos y, que les atienden en sus necesidades aunque no vivan con ellos.

Read Full Post »

manta¿Os habéis planteado alguna vez cómo será vuestra vejez? ¿Cómo pasareis los últimos años de vuestra vida? Para qué preocuparse por algo tan lejano, ¿verdad? Pues yo os digo que el tiempo pasa volando, casi en un suspiro, diría yo. Sabemos que el organismo se deteriora a pasos de gigante, y que sin apenas darnos cuenta llega la decadencia física, convirtiendo en “mayores” no sólo a nuestras personas queridas, sino a nosotros mismos. Ni en nuestros peores sueños pensamos que nuestro futuro sea el del abandono, el de la soledad, el de la intolerancia, el que a nadie le interese lo que podamos contar por haberlo contado ya repetidas veces sin acordarnos de haberlo hecho antes, el no tener con quién hablar para contar lo que nos parezca importante aunque no lo sea para los demás, el del desagradecimiento de los hijos después de haber dado “casi” la vida por ellos. No. Por supuesto que no. A nosotros esto no nos pasará, porque nos hemos portado muy bien con nuestros hijos, les hemos lavado, les hemos dado de comer, hemos cubierto sus “necesidades” muy por encima de nuestras posibilidades, les hemos dado el dinero que estaba destinado para nuestro bienestar futuro sin apenas dudarlo, les hemos ayudado en todo lo que nos han pedido, en fin, les hemos entregado un amor incondicional. ¿No sería todas estas acciones una pequeña garantía de obtener una vejez feliz y acompañada? Y, yo me pregunto. ¿Es que ellos no lo han hecho por nosotros? Estoy segura que la mayoría de los padres, sobre todo madres, nos han querido mucho y han hecho por nosotros lo mejor que han sabido y podido. Qué memoria tan frágil tenemos a veces. Nunca he creído que los vínculos que unen a la familia sea el de la sangre, sino el del respeto y la generosidad mutua. No creo en los lazos de sangre, no existe “obligación” de querer a una persona por pertenecer a tu familia sólo por el hecho de serlo, sino por sus actos. Pero querer es una cosa y deber otra, y yo creo que tenemos un “deber” hacia nuestros mayores, independientemente de nuestros sentimientos hacia ellos y de cómo se hayan portado con nosotros. Nunca debemos dejar de atenderles, sobre todo en la última parte de su vida; considéralo una obligación ineludible; ellos lo hicieron contigo, y si no lo hicieron es su problema no el tuyo, tú sí debes hacerlo. Aún sabiendo la gran diferencia que existe entre el amor y el deber, también encontrarás satisfacción en el “deber”. Jorge Cafrune en fragmentos de Martín Fierro canta así: La cigüeña cuando es vieja pierde la vista y procuran en su edad madura cuidarlas sus hijas pequeñas, aprendan de las cigüeñas este ejemplo de ternura. Este artículo no tiene otro propósito que intentar que se medite un poquito sobre este doloroso tema del abandono de nuestras obligaciones para nuestros mayores, tengamos respeto, tolerancia, paciencia con sus manías y achaques, escuchemos lo que tienen que contarnos, no desaprovechemos su experiencia, tienen un bagaje importante para transmitir. Cantinflas dijo en una de sus películas: “Los dichos de los viejitos, son evangelios chiquitos”, y al igual que los niños, están indefensos y desprotegidos si no tienen a nadie que se preocupe por ellos. Piensa que un día no creas tan lejano serás tú el posible protagonista de una artículo como este. Haz lo que puedas por ellos. Un padre le dice a su hijo, ve a la cuadra y tráeme la manta del caballo, ¿para qué papá? es para el abuelo, le voy a llevar a un asilo, con la manta pasará menos frío. El hijo coge la manta y con unas tijeras la corta por la mitad. ¿qué haces?, le dice el padre. El hijo contesta, estoy guardando la otra mitad para cuando yo tenga que llevarte a ti al asilo papá.

Read Full Post »