Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘tristeza’

El aroma de las velas pueden ayudar a combatir o aliviar los síntomas de algún malestar que podamos padecer, cada aroma posee una propiedad, pero no son de una sola aplicación, sino que en algunos casos son válidos para varios malestares.

El aroma de canela ayuda a combatir: la anorexia, la debilidad, la fatiga nerviosa, la gripe, la impotencia y la presión baja.

El aroma del cedro ayuda a combatir: la ansiedad, el stress y la tensión nerviosa.

El aroma de los cítricos ayuda a combatir: nervios, presión sanguínea, refresca, reanima y los problemas de estómago.

El aroma de las especias ayuda a combatir: ansiedad, confusión, debilidad, depresión, fatiga, gripe, impotencia, insomnio, ira, nervios, presión baja.

El aroma del eucalipto ayuda a combatir: asma, bronquitis, dolor de cabeza, estrés, fatiga mental, gripe, resfriados.

El aroma de la lavanda ayuda a combatir: ansiedad, depresión, dolor de cabeza, epilepsia, estrés, histeria, insomnio, neurosis, tensión nerviosa.

El aroma del limón ayuda a combatir: ansiedad, depresión, dolor de cabeza, mareos, nervios y es repelente de insectos.

El aroma de la mandarina ayuda a combatir: ansiedad, depresión, estrés, histeria, insomnio, náuseas, tensión nerviosa.

El aroma de la menta ayuda a combatir: el calor, estimula, refresca.

El aroma de la naranja ayuda a combatir: cansancio, depresión, estrés, insomnio, tensión nerviosa.

El aroma del palo de rosa ayuda a combatir: náuseas, ansiedad, dolor de cabeza, estrés, tensión nerviosa, vómitos.

El aroma del palo santo ayuda a: la meditación, claridad mental, levanta el ánimo, destensa los músculos, reduce el estrés, produce sueño, reduce la tensión.

El aroma del pomelo ayuda a combatir: cansancio nervioso, depresión.

El aroma de la rosa ayuda a combatir: depresión, estrés, insomnio, tristeza, tensión nerviosa.

El aroma del sándalo ayuda a combatir: asma, bronquitis, resfriados.

El aroma de la vainilla ayuda a combatir: ansiedad, cansancio, depresión, ira, estrés.

Resumiendo, podemos utilizar el aroma de las velas para:

Ánimo: palo santo

Ansiedad: cedro,  especias, lavanda, limón, mandarina, palo rosa, vainilla.

Artritis:  sándalo

Asma:  eucalipto,  sándalo

Bronquitis: eucalipto, sándalo

Cansancio: naranja,  vainilla

Cansancio nervioso:  pomelo, vainilla

Claridad mental:  rosa, palo santo.

Confusión:  especias

Debilidad: especias, canela.

Depresión: especias, lavanda, limón, mandarina, naranja, pomelo, rosa, vainilla, palo santo

Dolor de cabeza: eucalipto, lavanda, limón, palo santo.

Epilepsia: lavanda

Estimular: menta

Estómago: cítricos

Estrés: eucalipto, lavanda, mandarina, naranja, palo de rosa, vainilla, rosa, cedro.

Fatiga mental o nerviosa: especias, eucalipto y canela.

Gripe: canela, especias, eucalipto.

Histeria: lavanda, mandarina.

Impotencia: canela y especias.

Insomnio: especias, lavanda, mandarina, rosa, palo santo, naranja.

Ira: especias, vainilla

Mareos: limón

Meditación: palo santo

Músculos tensos: palo santo

Náuseas: mandarina, palo de rosa

Nervios: cítricos, especias, limón.

Neurosis: lavanda

Pesar: rosa, palo santo

Presión baja: canela, especias

Presión sanguínea: cítricos.

Reanimar: cítricos

Tensión: palo santo

Repelente insectos. Limón

Resfriados. Sándalo, eucalipto, palo santo, rosa

Tensión nerviosa: rosa, palo santo, cedro, lavanda, mandarina, naranja, palo rosa, rosa, palo santo

Tristeza: rosa, palo santo

Vómitos. Palo rosa.

Anuncios

Read Full Post »

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar o, quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta…. en un reino mágico, donde las cosas no tangibles se vuelven concretas…

Había un vez…

Un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban los peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.

Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas, las dos, entraron en el estanque.

La furia, apurada (como siempre está la furia) urgida – sin saber por qué – se bañó rápidamente y más rápidamente aún salió del agua…

Pero la furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la realidad, así que desnuda y apurada, se puso, al salir la primera ropa que encontró…

Y, sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza.

Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre, a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla encontró que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos, es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad… está escondida la tristeza.

Del libro Cuentos para pensar, de Jorge Bucay

Read Full Post »

Anillo diamanteUn rey le dijo a los sabios de la corte: quiero fabricar un anillo con un diamante que contenga un mensaje oculto que me ayude en los momentos de desesperación, no sólo a mí, sino también a mis herederos y a los herederos de mis herederos. Deberá ser un mensaje pequeño para que quepa debajo del diamante, pero claro y conciso. Los sabios pensaron en grandes frases, pero ninguna cabía dentro del hueco del diamante, recurrieron a otros sabios para que les ayudaran pero no daban con la frase precisa. Desesperados le dijeron al rey que una frase que con tan pocas palabras contenga un mensaje como el que él quería era casi imposible. Pero el rey no se conformó y siguió preguntando a todos los que conocía, de repente recordó que en palacio vivía un anciano sirviente que había dedicado los mejores años de su vida a la familia del rey por lo cual éste le tenía un gran afecto, le llamó y le expuso su deseo. El anciano le dijo: no soy un sabio ni un erudito pero sé cual es el mensaje que debe estar en el anillo. En cierta ocasión tuve oportunidad de servir a un místico invitado de tu padre, cuando se marchó en agradecimiento por mis servicios me dio este mensaje – el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey- no lo leas ahora, mantenlo escondido en el anillo y, sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres ninguna salida a la situación deberás leerlo.

No pasó demasiado tiempo antes de que llegara la ocasión; el país fue invadido por sus enemigos y el rey tuvo que huir para salvar su vida. En la huída, desesperado por el acoso de sus perseguidores llegó a un camino sin salida y sin posibilidad de volver atrás por los numerosos enemigos que se acercaban. De pronto, recordó la frase que metió en el anillo, lo abrió, sacó el papel y se encontró un pequeño pero valioso mensaje: “esto también pasará”. Mientras lo leía notó que un gran silencio se cernía sobre él, sus enemigos debieron perderse o equivocado de camino porque al mirar hacia atrás no había nadie.
El rey se sintió profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido por el mensaje, dobló el papel y de nuevo lo guardó en el anillo. Al tiempo volvió a reunir a su ejercito y reconquistó su reino. Se sentía feliz y orgulloso de sí mismo el día que entró victorioso de nuevo en su reino, se vanagloriaba de su éxito en la gran fiesta de la celebración de su victoria, estaba henchido de felicidad. El anciano se acercó al rey y le dijo:
Este momento también es adecuado para leer el mensaje del anillo.
¿qué quieres decir? Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida.
Escucha, le dijo el anciano, este mensaje no es sólo para momentos desesperados, también es para momentos de felicidad, no es sólo para cuando te sientas derrotado, también es para cuando te sientas victorioso, no es sólo para cuando seas el último, sino también para cuando seas el primero.
El rey abrió y leyó de nuevo el mensaje “esto también pasará” y, de nuevo sintió la misma paz, el mismo silencio a pesar de estar entre una multitud de personas bailando y cantando. Su orgullo y su ego habían desaparecido, el rey entonces comprendió de verdad el mensaje.
Entonces el anciano le dijo:
Recuerda que todo pasa, ninguna cosa ni ninguna emoción es permanente, tal como tras el día llega la noche, hay momentos de alegría y de tristeza; debes aceptarlos como parte de la dualidad de la naturaleza, porque son la naturaleza misma de las cosas.

Read Full Post »

grisLos colores tienen propiedades y poderes, el Gris, es el color de la ceniza y de la niebla, dando una impresión de tristeza y melancolía, así como de ocultación, discreción y disimulo. Pero al mismo tiempo, el paso de un color a su complementario, tiene siempre el gris como mediación, por lo que implica también la idea de equilibrio y armonía. La piedra preciosa que podría aplicarse a este color sería el cuarzo ahumado y el circón gris.

Read Full Post »