Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Isis’

talon-de-aquilesEn el lenguaje de los símbolos, lo vertical simboliza lo positivo, lo espiritual, mientras que lo horizontal, simboliza lo negativo, lo material. Sogyal Rimpoché nos dice que las emociones negativas reposan en las diferentes partes de nuestro cuerpo, correspondiéndole la ira a los pies. Los pies son lo que nos unen, nos pone en contacto con la tierra, impregnándonos de todas las malas energías acumuladas en ella; esa es la causa de que los orientales se descalcen antes de entrar en sus casas, en la creencia de que de esa forma dejan los problemas y la mala energía fuera de su hogar. Se podría decir que al igual que los reyes sagrados, es uno de nuestros puntos débiles. El talón era la única parte vulnerable de los reyes sagrados, como ejemplo: el talón de Talos, el gigante de bronce de la mitología griega, forjado por Hefesto, guardián de la Isla de Creta, su cuerpo era irrigado por una única vena que le llegaba hasta el tobillo donde un clavo impedía que se desangrase, siendo éste su único punto débil. Apolodoro cuenta que Poeas acabó con su vida, atravesando la vena a la altura del talón con el alfiler de la hechicera Medea, haciendo que el clavo saliese de su cuerpo y se derramara el mineral icor presente en su sangre. El talón de Diarmud en la mitología irlandesa; Grania en el día de su boda se enamora de su sobrino Diarmud, su esposo Finn le persigue, pero le encuentra herido en el talón por una cerda del jabalí mágico Benn Gulban y aunque Finn tiene poder para sanarlo, no se decide a hacerlo. En la mitología nórdica, en la versión danesa, Balder, dios de la luz y la verdad fue muerto por su hermano ciego, el dios Holder, atravesando su talón con una flecha con muérdago que le había dado el dios Loki. El talón de Harpócrates (Horus niño) picado en el talón por un escorpión; en la mitología egipcia, el talón de Ra, el dios sol representado con cuerpo humano y cabeza de halcón, picado por la serpiente mágica enviada por Isis; en la mitología griega, el talón de Mopso, destacado adivino que halló la muerte por la picadura de la serpiente negra de Libia; el talón de Krishna, la octava reencarnación de Vishnú, muerto al ser atravesado por una flecha disparada por su hermano Jara. Y, el más famoso talón, el del héroe de la mitología griega, Aquiles, que se hizo invulnerable al bañarle su madre en la laguna Estigia, y sólo en el talón, por donde le cogía la madre al bañarlo era mortal; atravesado por la flecha de Paris. En la mitología germánica, Sigfrido, después de matar al dragón Fafner, se bañó en su sangre para hacerse invulnerable, pero en un lugar de su espalda que se pegó una hoja de tilo no fue bañada por la sangre, lo que quiere decir que aunque pensemos que tenemos todo controlado, somos en alguna forma vulnerables, todos tenemos un talón de Aquiles, lo importante es que los demás no lo encuentren.

Anuncios

Read Full Post »

lunaArtemisa era la diosa de las sociedades matriarcales. Hija de Leto (Latona en la mitología romana) y hermana de Apolo. Se le atribuye la fertilidad. Fue Isis para los egipcios, representada como un hombre con la Luna nueva en la cabeza y la Luna vieja en los brazos. El buey Apis egipcio está relacionado con el Sol y la Luna. Es el símbolo del Ojo de la Noche (la Luna) por sus cuernos formando creciente y también por su color (negro y blanco). Ese toro lleva sobre la lengua un escarabajo (consagrado al Sol), que simboliza la inteligencia Iniciática. En la Tierra esta diosa recibe los nombres de Diana o Delia, en el cielo se le denomina la Luna o Febea y, el de Hécate o Proserpina en los infiernos. De ahí que Diana sea denominada diosa triple, triple Hécate, diosa de tres formas (triforme).
Representa tres niveles de calidad: la inferior, los infiernos, la mediana, terrestre y la superior el cielo. Así podemos entender por qué Diana es la diosa de la caza; por un lado, el polo de la feminidad y, por otro, el de la agresividad femenina. Entregada al ejercicio varonil de la caza, acabó la diosa por volverse insensible a las delicadas inclinaciones propias de su sexo. Ella no quería casarse y ninguno de los pretendientes que intentó conseguir su amor pudo lograrlo. Diana sólo deseaba correr por la selva y los prados, escalar los montes y cruzar las profundas riberas con un grupo de jóvenes cazadoras. La naturaleza maléfica de esta mujer divina se demuestra en lo que sucedió con Acteón, un joven cazador que, hallándose en el bosque con sus compañeros, se separó del grupo para ir a beber a un arroyuelo del valle de Gargafia, consagrado a Diana. Resultó que en ese mismo arroyo descansaban Diana y sus ninfas de la agotadora cacería. Las ninfas, al advertir el ruido de Acteón al acercarse, lanzaron un grito de espanto y Diana, indignada contra el cazador temerario, cogió agua de la corriente con sus manos y se la echó a la cara. Acteón quedó convertido en ciervo y sus propios perros, al verle, se lanzaron sobre él destrozándolo, pues de su boca no pudo salir la frase: “soy Acteón, vuestro amo”. Sin embargo, su naturaleza superior, romántica y sensible, se ve reflejada en que a ella le gustaba pasear de noche bajo los rayos de la Luna y fue en uno de esos paseos cuando se enamoró del pastor Endimión, mortal que había sido condenado por la severa Juno, la celosa esposa de Júpiter, a dormir treinta años seguidos. Ella esperó a que despertara y entonces le declaró su amor, olvidando sus promesas de castidad. Le obsequió según se cuenta con cincuenta hijas y un varón. Se decía de ella que aseguraba un parto apacible a sus favoritas.

Read Full Post »

MITOLOGÍA EGIPCIA

osiris-blogLa Mitológica Egipcia dice que Del Nun (Océano Primordial, Caos ) emerge un dios que ha generado su propia existencia, Re-Atum-Khepri, dios solar y creador que escupe al suelo y concibe una pareja de dioses, Tefnut y Shu, los cuales se unen a su vez y engendran una segunda pareja divina, Geb y Nut, los cuales se unen en secreto y engendran cinco divinidades: Osiris, Isis, Horus el Viejo, Seth y Neftis. Osiris e Isis engendran a su vez a Horus el Joven. Otra leyenda relativa a la creación se localizaba en Hermópolis, un apreciado centro de culto del dios Thoth. Era el dios de la sabiduría y el estudio, así como el inventor de los jeroglíficos, vocablo que significa “escritos sagrados”. Era especialmente el dios tutelar de los escribas y guardaba relación con la luna. Una variante en torno a la leyenda de la creación expone que fue en Hermópolis donde el túmulo (sepulcro) primordial emergió de las Aguas de Nun. De un huevo apoyado en el túmulo surgió el dios solar. En otra versión alternativa, se dice que una flor de loto creció en el túmulo, y que sus hojas se abrieron para dar a conocer al joven dios de la creación Nefertum.

Read Full Post »

ojo-de-horus-11-jpg La “Visión psíquica” ha sido en numerosas tradiciones asociada al funcionamiento de un tercer ojo, situado en el centro de la frente. Consultando los escritos antiguos, observamos que el hombre siempre ha concedido un poder a los ojos, no sólo a los de los personajes mitológicos, sino también a los de los hombres. Entre las tribus primitivas, se suponía que este poder podía ser maléfico y, esto da origen a la creencia del “mal de ojo”. Según ciertos escritos, sería el vestigio del único ojo que poseían los especimenes de una raza humana, exactamente los Lémures, que poblaron la Tierra hace varios millares de años. Siempre según estos relatos, este único ojo, les permitía no sólo ver a su alrededor, sino igualmente percibir fenómenos y percepciones de cualquier vibración, luminosa o no, que llegara hasta ellos. Los egipcios consideraban que Horus, hijo del dios Osiris y de la diosa Isis, poseía en sus ojos la capacidad de observar todo el mal que existía en el mundo. Su ojo izquierdo representaba a la luna y su ojo derecho al sol, el cual por sí solo tenía el poder de curar, de neutralizar el mal, y de materializar los deseos; llamado el “Ojo que todo lo ve”. Otro ojo con poder era en la mitología griega el de los cíclopes, situado en medio de la frente. La visión psíquica está asociada al funcionamiento del tercer ojo, situado en el centro de la frente, es la que permite percibir el aura. Según los Rosacruces el tercer ojo no sirve para designar un órgano, sino una facultad, la de percibir los fenómenos que no podemos ver con nuestra vista física. Esta facultad está ligada directamente a la actividad psíquica de nuestras glándulas pineal y pituitaria. Lobsang Rampa en su libro El tercer ojo, nos describe cómo después de que le fuera “abierto” el tercer ojo, los monjes le dijeron: ya eres uno de nosotros, Lobsang, a partir de ahora verás a las personas como son y no como pretenden ser. Y él nos relata cómo a medida que este nuevo sentido se fue desarrollando, fue observando que hay otras emanaciones que se extienden más allá del aura. Con el tiempo pudo adivinar el estado de salud de una persona por el color e intensidad de su aura, también pudo saber cuándo decían verdad o mentira, según fluctuaran las auras.

Read Full Post »