Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Hércules’

MITOLOGÍA DE CÁNCER

cancerLa historia del Cangrejo celestial llamado Cáncer nos lleva a las aventuras de Hércules y sus doce arduos trabajos. El heroico Hércules fue otro de los hijos de Zeus, nacido ilegítimamente de una madre mortal. Juno (o Hera), esposa de Zeus, celosa de esa divina infidelidad, decidió vengarse en el retoño. Por ello, invocó varios castigos terribles en contra del joven héroe, incluyendo el de la locura; finalmente, le entregó como esclavo a un rey griego, quien le impuso doce trabajos (hercúleos); después de cumplirlos sin fallar ninguno, lo dejaría en libertad. El segundo trabajo era el de matar a la Hidra de Lerna, una espantosa criatura de los pantanos cuyo aliento es venenoso, de cuerpo enorme y ocho cabezas de serpiente. Si es cortada la cabeza del centro, inmediatamente vuelve a crecer de doble tamaño. Hera, contemplando el encuentro de Hércules con Hidra, decidió intervenir en favor del monstruo y envió un cangrejo gigantesco para que distrajera al héroe, atacándolo con sus tenazas. Cáncer, el Cangrejo, fue así centinela de la Hidra y una criatura de los dioses. Juno le recompensó por su acción, dándole un lugar entre las estrellas cerca de la víctima de otro de los trabajos de Hércules, el León. El Cangrejo es una especie muy resistente y antigua, está armado de un caparazón y equipado de tenazas como armas; es enérgico y golpea a sus depredadores rápidamente y sin ningún temor.

Anuncios

Read Full Post »

leoLa primera de las tareas hercúleas (sugeridas por Juno) pertenece a la zona de Leo; en ella, habita el gran León de Nemea, el cual fue abandonado en ese lugar por Selene, la diosa de la Luna. Solo y amargado por su destino, el león llamado Leo empezó a asolar la comarca, lo cual podía hacer fácilmente, ya que su piel era impenetrable a cualquier arma. Como rey de los dominios, temido y honrado por todos, el león de Nemea vivía como sus instintos le dictaban, alimentándose de hombres y animales hasta que se presentó Hércules dispuesto a darle muerte. Primero, el joven héroe le disparó sus flechas, pero éstas rebotaban como pajas; luego empuñó su espada de hierro pero, al golpear al león con ella, ésta se partió en dos; aún la colosal maza de Hércules se rasgó cuando alcanzó a rozar el hocico del animal. Lleno de valor, el forzudo Hércules cayó sobre su presa y, con la fuerza de sus potentes brazos, asfixió a la fiera hasta matarla. Luego, quitándole la piel al león con las garras de éste como cuchillo, Hércules se cubrió los hombros con dicho trofeo y volvió triunfante a su amo. La muerte de Leo, (el león de Nemea) era algo inevitable, puesto que Hércules estaba destinado a cumplir con todos los trabajos que le habían impuesto. No obstante, Zeus o, quizás Juno, en reconocimiento al obvio mérito de Leo, le puso entre las estrellas. Régulus es una de las cuatro estrellas regias, llamada el Corazón del León, la cual se encuentra en la constelación de Leo.

Read Full Post »

prometeo-11-jpgLa Mitología griega, nos dice que inicialmente sólo existías el Caos (el vacío), del que se formó Gaia (la tierra). Gaia dio a luz a Urano (el cielo). Urano fue el primer dios que reinó sobre el Universo que, uniéndose con Gaia, fueron los padres de las primeras criaturas vivas, los doce titanes (gigantes con forma humana), los tres Cíclopes (criaturas con un solo ojo) y los tres gigantes Hecatónquiros (monstruos provistos de cien manos y cincuenta cabezas). Insatisfecho con sus hijos, los desterró al inframundo. Gea irritada por encerrar a sus hijos, persuadió a su hijo, el titán Cronos (Saturno) para derrocar a su padre. Cronos encadenó y castró a Urano, y de la sangre que cayó sobre la tierra surgieron las tres diosas vengadoras, las Erinias o Furias. Tisífone, Megera, y Alecto. Fue por ello Kronos el segundo soberano del cosmos. Pero el Hado, dios supremo, había establecido que, al igual que Kronos encadenó a su padre, un hijo suyo lo haría con él. Kronos, enterado de esto y deseando evitar el destino, decidió comerse a sus hijos al nacer. Y así lo hizo con Deméter (Ceres), diosa de la tierra; Hestia, diosa del hogar Hera (Juno), diosa del matrimonio, Hades (Plutón) dios de los muertos y Poseidón (Neptuno), dios del mar. Pero Rea, esposa de Kronos, cuando dio a luz a su sexto hijo Zeus (Júpiter), para protegerle tomó una piedra y envolviéndola en pañales se la dio a Kronos, quien la comió engañado. Cuando Zeus creció se encontró con su padre y, después de vencerle y haberle hecho vomitar a sus hermanos, lo desterró del cielo. Fue entonces Zeus el tercer rey de los dioses antiguos, que dio la entrada a los dioses nuevos de la Mitología griega.
Prometeo (cuyo nombre significa “prevención, prudencia”), y su hermano Epimeteo recibieron el encargo de crear la humanidad y de proveer a los seres humanos y a todos los animales de la tierra de los recursos necesarios para sobrevivir. Epimeteo (cuyo nombre significa “ocurrencia tardía”), procedió en consecuencia a conceder a los diferentes animales atributos como el valor, la fuerza, la rapidez, además de plumas, piel y otros elementos protectores. Cuando llegó el momento de crear un ser que fuera superior a todas las demás criaturas vivas, Epimeteo se dio cuenta de que había sido tan imprudente al distribuir los recursos que no le quedaba nada que conceder. Se vio forzado a pedir ayuda a su hermano, y Prometeo se hizo cargo de la tarea de la creación. Para hacer a los seres humanos superiores a los animales, les otorgó una forma más noble y les dio la facultad de caminar erguidos. Pero Prometeo incurrió en la cólera de Zeus, le quitó la mejor parte de las ofrendas, la carne, y engañó a los dioses haciendo que ellos recibieran las peores partes de cualquier animal sacrificado y los seres humanos la mejor. En una pila, Prometeo colocó las partes comestibles de un buey, la carne y las entrañas, y las recubrió con el vientre del animal. En otra puso los huesos y los cubrió con grasa. Al pedirle a Zeus que eligiese entre las dos, el dios optó por la grasa y se sintió muy disgustado al descubrir que ésta cubría una pila de huesos. A partir de ese momento, sólo la grasa y los huesos se entregaron a los dioses en sacrificio; la buena comida quedaba para los mortales. En castigo Zeus se negó a dejar a los humanos la recompensa del fuego, pero entonces Prometeo se dirigió a los cielos y encendió una antorcha con fuego del sol. El don del fuego que Prometeo concedió a la humanidad era más valioso que cualquiera de los dones que habían recibido los animales. Estas acciones de Prometeo provocaron la ira del dios Zeus. Por las transgresiones de Prometeo, Zeus lo hizo encadenar a una estaca en el monte Cáucaso, donde era atacado constantemente por un águila que le picoteaba el hígado. Por ser inmortal, Prometeo no podía perecer y su hígado se regeneraba todas las noches para que la tortura pudiese reiniciarse todas las mañanas. Finalmente lo liberó el héroe Hércules, que mató al ave rapaz.

Read Full Post »

hermesEn Grecia se le llamó Hermes, que significa mensajero o intérprete. Es hijo de Júpiter y de la ninfa Maya. Mercurio, el mismo día de su nacimiento se sintió ya tan apuesto y robusto que luchó con Cupido, le derribó de una zancadilla y robó su carcaj. Mientras los dioses le felicitaban por su victoriosa hazaña, el pequeño dios robó la espada a Marte, el ceñidor a Venus, el tridente a Neptuno y el cetro a Júpiter; y estuvo a punto de hurtarle el rayo a su padre, Zeus, si no hubiera sentido temor de quemarse los dedos. Es el dios de los ladrones y de los tramposos. A pesar de que el joven dios era el niño mimado de Júpiter, a su padre se le terminó la paciencia y lo envió a la tierra para que se formara en su juventud. Mercurio fijó su residencia terrestre en Tesalia, donde pasó su juventud. El también desterrado Apolo se dedicaba entonces por allí a guardar el ganado del rey Admeto y, el dios de la rapidez, se aprovechó de un momento en que el dios solar tocaba la flauta para llevarse el rebaño y esconderlo en el bosque. Apolo le descubrió y se enfadó tremendamente con él, pero hizo las paces con Mercurio, porque éste dio al inmortal solar su lira de 7 cuerdas, inventada por él y hecha con una concha de tortuga y cuerdas de tripa de buey tirante. A su vez, Apolo obsequió a Mercurio con una varilla de avellano que tenía la propiedad de apaciguar las disputas y reconciliar a los enemigos. Mercurio, para asegurarse de que la varilla tenía ese poder, la interpuso entre dos serpientes que luchaban ferozmente, enroscándose las dos inmediatamente alrededor de la varilla, formando el famoso Caduceo de Mercurio. Otra denominación de este símbolo es la de Gran Arcano. Mercurio aspiró a mayores triunfos, recorriendo las grandes ciudades y mostrándose hábil en los lugares públicos con las facultades de la elocuencia y la disertación. Por ello los oradores y los retóricos se pusieron bajo su protección. No tardó en ser adorado por los comerciantes y mercaderes. Hay que hacer notar que las palabras mercader, mercancía, mercantil, etc., derivan de Mercurio. Mercurio maduró y se gano la confianza de Júpiter, quien le llamó de nuevo a la corte celestial, nombrándole mensajero de los dioses. Allí es el más ocupado de los dioses y bien felicitado por los demás. El realiza los encargos de los demás miembros del Olimpo, dando recados y realizando negociaciones públicas, secretas, serias o frívolas, haciendo prácticamente de todo: espía, embajador, etc. Se puede decir que está siempre a las órdenes de los dioses. Cuando Io, víctima de los celos de Juno o Hera (esposa de Júpiter), fue convertida por ésta en oveja y entregada a Argos, Hermes, mandado por Zeus, durmió al monstruo tocando la flauta, cerrándole así sus cien ojos y luego le mató. Libertó a Marte de la prisión en que le habían encerrado los Gigantes, usando para ello el casco de Hades, que hacía invisible a quien lo llevaba. Dio a Nefele el carnero llamado vellocino de oro, que salvó a sus hijos Friso y Hele. Entregó a Ulises la rama de moli, planta mágica que salvó al héroe de los hechizos de Circe. Guió a Hércules a los infiernos y lo vendió a Onfala. Salvó a Dionisios, recién nacido, de la persecución de Juno. Acompañó a Juno, Afrodita y Atenea al monte Ida, donde se iba a celebrar el juicio de Paris. Encadenó a Prometeo en el monte Cáucaso, condujo a Baco hasta donde estaban las ninfas de Nisa, acompañó a Plutón cuando éste raptó a Proserpina, y mucho más. Hermes inventó el arte de encender fuego frotando dos maderos. Se representa a Mercurio como un hombre de eterna juventud (física y mental). Su gorro, su caduceo y sus talones están provistos de alas. En su mano derecha empuña el caduceo y en la izquierda tiene una bolsa con dinero. En los caminos de gran tránsito había estatuas de Mercurio para señalar a los viajeros el camino correcto y, también en las encrucijadas de varias vías, con tantas caras como caminos convergían allí. Mercurio también es el encargado de conducir a las almas, después de la muerte física, hasta el reino de Hades sin que equivoquen el camino.
Los filósofos consideraban a Hermes el creador del lenguaje y la expresión viva del pensamiento divino y humano. En tiempos de Platón se le relacionaba con la divinidad egipcia Thot o, lo que es lo mismo, Hermes Trimegisto.

Read Full Post »

hercules-luchandoSiendo aún un niño de pecho, hizo gala de la fuerza enorme que heredó de su padre, Zeus, cuando estranguló a una serpiente que había enviado Hera para que lo matara. De nuevo, la celosa esposa de Zeus quiso vengarse en el hijo de la mujer mortal Alcmene, a la que había fecundado Zeus. Una de las primeras hazañas de Heracles fue la matanza del león de Citerón, que devastaba el reino de su padre y el del rey Tespios. Mientras se dedicó a esta cacería, Heracles durmió en el palacio de Tespios, quien le ofreció los favores de sus cincuenta hijas, de las que tuvo cincuenta hijos a los que se conoce como los Tespiadas. Después liberó a Tebas del tributo impuesto por Ergino. El rey de Tebas, Creonte, le dio por esposa a su hija Mégara, tuvieron varios hijos pero a todos los mató Heracles en un ataque de locura enviado por Hera que seguía odiando al hijo ilegítimo de su esposo. Cuando Heracles volvió en sí y reconoció los crímenes que había cometido, fue al rey Tespios para que éste le purificara. Consultando a la Pitonisa, él le aconsejó que se pusiera a las órdenes de Euristeo, quien le ordenaría la realización de doce trabajos. Una vez realizados y pasados doce años, podría lograr la inmortalidad. Habiendo dado fin a sus doce trabajos, Hércules regresó a su casa, se casó con Deyanira, pero cuando el centauro Neso atacó a Deyanira, Hércules lo hirió con una flecha de las que había envenenado con la sangre de Hidra. El centauro moribundo dijo a Deyanira que tomara un poco de su sangre que, según él, era un poderoso filtro de amor, pero era un veneno. Creyendo que Hércules se había enamorado de la princesa Yole, Deyanira le envió una túnica mojada con la sangre. Cuando se la puso, el dolor causado por el veneno fue tan grande que se mató arrojándose a una pira funeraria. Después de su muerte, los dioses lo llevaron al Olimpo y lo casaron con Hebe, diosa de la juventud. Aunque tuvo una muerte dolorosa, Hércules fue autorizado a partir de ese momento a ocupar el lugar que le correspondía en el monte Olimpo, al lado de su padre Zeus.

Read Full Post »

hercules-luchando11º) El León de Nemea: Era un terrible monstruo hermano de la esfinge de Tebas que aterrorizaba a todo el valle de Nemea devorando animales y hombres. Heracles trató en vano de matarle con sus flechas, pero el león era invulnerable y su cueva de dos bocas era un refugio seguro. Por fin, Heracles logró cerrar una de las entradas y cogió dentro al león estrangulándole con sus fortísimos brazos.
2º) La Hiedra de Lerna: Monstruo de nueve cabezas de serpiente venenosa que Hera había enviado al país de Lerna, cerca de Argos. Tenía la propiedad de que, cuando se le cortaba una cabeza, ésta se reproducía.
3º) La Cierva de Cerinia: Animal mágico con cuernos de oro y pezuñas de bronce, su tamaño era descomunal y su velocidad enorme. Durante un año entero Heracles la persiguió sin lograr cansarla, pero, al atravesar el río Ladón, Heracles la hirió con una flecha, por lo que pudo alcanzarla con facilidad, cargarla al hombro y llevarla a Euristeo; (esta cierva estaba consagrada a Artemisa).
4º) El Jabalí de Erimanto: Euristeo había dado la orden a Heracles de no matar a ese animal que vivía en Arcadia, durante mucho tiempo el héroe lo fue persiguiendo sobre la nieve. Este tercer trabajo le dio ocasión de ser huésped del Centauro Folo y de entablar una lucha con otros centauros que se enfrentaron a él. Por fin logró coger al jabalí y traérselo a Euristeo, quien se asustó tanto que se escondió en un barril.
5º) Los Establos de Augías: El rey de Elide, Augías, era dueño de unos rebaños de vacas pero nunca limpiaba las cuadras y por falta de estiércol los campos no daban frutos. El rey prometió la décima parte del ganado a Heracles si limpiaba los establos en un solo día y él lo logró abriendo en ellos un canal de entrada y otro de salida y cambiando el curso de los ríos Alfeo y Peneo. Estos ríos barrieron los establos llevándose el estiércol. El rey se negó luego a cumplir lo prometido y Heracles lo mató a él y a los hijos que también se le enfrentaron. Euristeo no quiso tomar este trabajo como válido pues Heracles había pedido recompensa, no trabajando entonces para el rey.
6º) Las Aves del Lago Esfíntalo: Junto a ese lago de Arcadia vivían unas aves terribles con picos y garras de bronce que devastaban los campos y cosechas. Atenea vino en ayuda de Hércules y le regaló unos címbalos cuyo ruido sacó del bosque a las aves, y así pudo derribarlas con sus flechas.
7º) El Toro de Creta: Era un toro de Poseidón, que éste hizo salir del mar un día en que Minos le había prometido que le sacrificaría el primer animal que saliera de las aguas. Pero al ver un toro tan hermoso, Minos lo conservó para sí y sacrificó otro de su rebaño. Poseidón, disgustado, enfureció al toro y éste comenzó a echar fuego por la nariz. Euristeo encargó a Heracles que le trajera el toro, el héroe fue a Creta, capturó al toro y lo llevó a Grecia, tal vez montado en él sobre el mar, allí le dio la libertad.
8º) Las Yeguas de Diómedes: Diómedes, rey de Tracia, tenía unas yeguas que se alimentaban de carne humana. Heracles luchó con Diómedes y lo mató, luego echó los despojos a los caballos, que se saciaron completamente. Heracles los entregó a Euristeo y más tarde fueron llevados al monte Olimpo como pasto para las fieras.
9º) El Cinturón de Hipólita: La hija de Euristeo, Admete, impulsó a Heracles a realizar el noveno trabajo: apoderarse del cinturón de la reina de las amazonas, llamada Hipólita, era un cinturón mágico, regalo de Ares. Heracles y sus compañeros, al desembarcar en la isla de las amazonas, fueron bien recibidos por Hipólita, quien se avino a entregar el cinto a Heracles. Pero Hera, disfrazada de amazona, promovió una disputa entre los compañeros de Heracles y las amazonas. Heracles mató a Hipólita en la lucha, pensando que la reina le había traicionado.
10º) Los Bueyes de Geriones: Geriones era un gigante que habitaba una isla desconocida al oeste de la tierra conocida. Era la isla Eritia, donde Geriones tenía inmensos rebaños de bueyes guardados por Euritión y el perro Ortro. Heracles se dirigió a Eritia, al pasar por el desierto de Libia amenazó al Sol con sus flechas y le hizo prometer a éste que, para la vuelta le prestaría su nave, la nave con que el Sol atraviesa el Océano desde Poniente a Oriente durante la noche. Al pasar por Tartessos colocó dos columnas (Gibraltar y Ceuta) para señalar el camino. A su llegada a Eritia fue atacado por el perro Ortro, pero Heracles lo mató con su maza e igual destino tuvo el pastor Euritión. Geriones, enterado del robo de los bueyes, salió en persecución de Heracles, pero también sucumbió a sus flechas. Luego Hércules embarcó los bueyes en la “copa” o nave del Sol y emprendió el regreso hasta Euristeo, sacrificando todos los bueyes a Hera.
11º) Las manzanas de Oro del Jardín de las Hespérides: Estos frutos fueron el regalo que recibió Hera de Gea en sus bodas con Zeus. Un dragón y unas ninfas se encargaban de cuidarlas. Las ninfas eran las Hespérides, que quiere decir “del atardecer”. El Jardín de las Hespérides está cerca del macizo del Atlas o, tal vez, en el país de los Hiperbóreos. Heracles partió y, cuando llegó hasta el gigante Atlas, le pidió que trajese las manzanas de oro. Mientras tanto, Heracles se encargaría de sostener el globo terrestre. Atlas cumplió su encargo pero luego no quiso volver a tomar su carga, sino que pretendió llevar él mismo las manzanas a Euristeo. Heracles fingió que aceptaba el plan diciéndole a Atlas que él seguiría sosteniendo el globo hasta que él hiciese el viaje hasta Euristeo; sólo le pidió que tomara el globo por un momento para ponerse una almohadilla sobre el hombro. Atlas tomó el globo terráqueo pero, en ese momento, Heracles cogió las manzanas de oro y huyó con ellas.
12º) El Can Cerbero: Heracles tenía que llevar a Euristeo, el perro Cerbero, monstruo de tres cabezas que guardaba la entrada de los Infiernos. Nadie que había ido a aquel mundo había jamás regresado de él. Heracles bajó con la ayuda de Hermes y Atenea, venció al perro Cerbero sin valerse de sus armas, sino sólo con la coraza y la piel de león. Lo trajo a Euristeo, quien se asustó y se escondió en un tonel y el perro fue devuelto a Hades.

Read Full Post »