Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Federico II el Grande’

PARCHES EN EL CORAZÓN

 

En el transcurso de una conversación, un compañero de este viaje terrenal, ha tenido a bien leerme este poema de Jorge Luis Borges hasta hoy desconocido para mí. Y, como yo no creo en las casualidades, creo que debo compartirlo.

 

De estas calles que ahondan el poniente,

una habrá (no sé cuál) que he recorrido

ya por última vez, indiferente

y sin adivinarlo, sometido

 

a quien prefija omnipotentes normas

y una secreta y rígida medida

a las sombras, los sueños y las formas

que destejen y tejen esta vida.

 

Si para todo hay término y hay tasa

y última vez y nunca más y olvido

¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,

sin saberlo, nos hemos despedido?

 

Tras el cristal ya gris la noche cesa

y del alto de libros que una trunca

sombra dilata por la vaga mesa,

alguno habrá que no leeremos nunca.

 

Hay en el Sur más de un portón gastado

con sus jarrones de mampostería

y tunas, que a mi paso está vedado

como si fuera una litografía.

 

Para siempre cerraste alguna puerta

y hay un espejo que te aguarda en vano;

la encrucijada te parece abierta

y la vigila, cuadrifronte, Jano*.

 

Hay, entre todas tus memorias, una

que se ha perdido irreparablemente;

no te verán bajar a aquella fuente

ni el blanco sol ni la amarilla luna.

 

No volverá tu voz a lo que el persa

dijo en su lengua de aves y de rosas,

cuando al ocaso, ante la luz dispersa,

quieras decir inolvidables cosas.

 

¿Y el incesante Ródano y el lago,

todo ese ayer sobre el cual hoy me inclino?

Tan perdido estará como Cartago

que con fuego y con sal borró el latino*.

 

Creo en el alba oír un atareado

rumor de multitudes que se alejan;

son lo que me ha querido y olvidado;

espacio, tiempo y Borges ya me dejan.

 

Estoy viviendo un momento, ¿cómo definirlo?, no por menos esperado, inesperado. Cuántas veces escuchamos que se debe vivir el presente, pero no lo ponemos en práctica y cuántas veces más nos decimos al igual que Scarlett en la novela Lo que el viento se llevó, mañana, mañana…

Leemos frases sabias como esta de Gandhi que nos dice: Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre y, aun así, nos decimos, lo pondré en práctica mañana, mañana…

Bien, pues a mí me ha llegado el momento de ponerlo en práctica, no mañana, sino hoy, porque no tengo la certeza de estar aquí mañana, y viva los años que viva, muchos o pocos procuraré nunca olvidarme que debo encontrar en  el presente algo que me permita seguir disfrutando de esa calma, esa paz interior que siempre he tenido pero que ahora se ve incrementada sólo con pensar que el día de hoy puede ser el último. Alguien dijo:  La vida no es esperar a que la tormenta pase, es aprender a bailar bajo la lluvia.

Me considero una persona bendecida con el don de la Fe y,  a diferencia del hombre del cuento de La Maleta, he aprendido que la vida es sólo un momento. Y esa misma Fe y los testimonios de personas que antes que yo “comprendieron” es la que me dice que volveré siendo una persona mejor y aún más evolucionada.

“El secreto de este mundo es que todas las cosas subsisten sin morir jamás; no hacen más que alejarse de nuestra vista para volver después…  Nada muere. (Blavatsky (1831-1891)

“Siento que voy a dejar pronto esta vida terrenal. Pero como estoy convencido de que no existe nada en la naturaleza que pueda ser aniquilado, tengo la certeza de que lo más noble que hay en mí no dejará de vivir. Aunque posiblemente no sea rey en mi próxima vida… bien tanto mejor… viviré al menos una vida activa y, lo que, es más, sufriré menos por la ingratitud”.  Palabras de Federico II el Grande (1712-1786), rey de Prusia.

“Necesitamos muchas vidas, revestirnos de múltiples cuerpos, nacer y morir y volver a nacer muchas veces para llegar al fin último de la perfección que es el que los dioses nos reservan. Esta ley de vidas sucesivas da la adecuada explicación a todas las desiguales manifestaciones de nuestra existencia”. Palabras de Pitágoras de Samos, el filósofo y matemático griego, nacido aproximadamente en 582 a. DC – 500 a.C.)

Yo estoy preparada para subirme a la barca de Caronte, el viejo barquero que transporta las almas a través de la laguna Estigia y, dispuesta estoy a pagar el óbolo que demanda. E, igualmente dispuesta que a Anubis contrapese mi alma con la pluma de la verdad.

Desde que tengo uso de razón me he considerado un espíritu rebelde, un espíritu librepensador, me niego a seguir las directrices de los demás, a acatar sin convencimiento los que los demás me digan.  ¿quién está legitimado para estar en posesión de la verdad? Jamás he puesto “límites” a mi mente y procuro vivir acorde a “mi verdad”. Hace ya mucho tiempo que no sólo el sentido común guía mis pasos, sino el sentido propio. Y, mi sentido propio siempre me ha llevado hacia mi bienestar.

«Los grandes espíritus siempre han encontrado la violenta oposición de las mentes mediocres. Estos últimos no pueden entender que un hombre no se someta irreflexivamente a los prejuicios hereditarios, sino que emplee honestamente y con coraje su inteligencia.» Albert Einstein

Y, efectivamente como dice Jorge Luis Borges en su poema “Limites”, sin adivinarlo habré hecho muchas cosas por última vez…

APRENDÍ

Nadie puede volver atrás y empezar de nuevo, pero cualquiera puede empezar hoy y crear un nuevo final. (María Robinson)

Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor. (Albert Einstein)

 

Jano, dios de las puertas y los comienzos, que según los romanos aseguraba buenos finales, nos tenga presentes.

 

DIOS JANO.jpg

Anuncios

Read Full Post »

ANCIANIDAD

 

Nunca está de más parar un momento para hacer algunas reflexiones, hoy me voy a centrar en la vejez. Empecé mi libro con esta frase: Dicen que una persona es sabia cuando aprende de los errores de los demás, ojalá tú seas una de estas personas…

Dice un proverbio hindú que la vejez empieza cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas.

Llegar a la vejez es una cuestión de tiempo, quizás no esté de más ir conociendo el camino que nos lleva a ella y, como dice el refrán: cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. Seamos sabios y hagamos caso de las conclusiones de los que ya han atravesado ese camino. La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede. (Aldous Huxley)

Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos. (Einsten)

Y, las personas en la edad madura, ya deben haberse dado cuenta de que el tiempo te va demostrando quién vale la pena y quién no. Te va demostrando a quién le importas y a quién dejaste de importar. El tiempo te va demostrando quién cree en ti y quién nunca lo hizo. Valora a aquellos a quién todavía le importas.

No te cuestiones, lo habrás hecho lo mejor posible, hemos venido a aprender. Tu mejor maestro es tu último error. (Ralph Nader)

SOLEDAD

Pero sobre todo nunca temas a la soledad, solo nacemos y solos morimos. El sentimiento de soledad sólo aparece en nuestra especie. La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que es capaz de soportar. No te apenes si estás solo, el tener alguien a tu lado no significa estar acompañado. Shopenhauer dijo: la soledad es el patrimonio de las almas extraordinarias.

La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar. ( Niestzsche)

Siempre se ha dicho que más vale estar solo que mal acompañado, quizás sea el momento en que le digas a alguien: estoy haciendo varios cambios en mi vida si no sabes nada de mi tu eres uno de ellos. Nadie puede volver atrás y empezar de nuevo, pero cualquiera puede empezar hoy y crear un nuevo final. (María Robinson)

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo. (TOLSTOI) ¿será hoy el día en que nos cambiemos a nosotros mismos? Nunca digas que no puedes, pues la diferencia entre lo posible y lo imposible, es la medida de tu voluntad.

Poco bueno habrá hecho en su vida el que no sepa de ingratitudes. (Jacinto Benavente)

No te preocupes por las personas de tu pasado, hay una razón por la que no llegaron a tu futuro. (Paulo Coelho)

Solía pensar que la peor cosa en la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor de la vida es terminar con alguien que te hace sentir solo. (Robin Williams)

Jamás pienses que la vida es injusta, hay una razón para que ocurran las cosas, piensa que no hay árbol que el viento no haya sacudido (proverbio hindú). Te recuerdo los cuatros principios o leyes espirituales que se imparten el la India:

La primera ley dice: ¡La persona que llega es la persona correcta!

La segunda ley dice: ¡Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido!

La tercera ley dice: ¡En cualquier momento que comience es el momento correcto!

Y.… la cuarta ley dice: ¡Cuando algo termina, termina!

VEJEZ

REFLEXIONES

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad (Gabriel García Márquez)

Todos deseamos llegar a viejos, y todos negamos que hemos llegado (Francisco de Quevedo)

Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara (Michel de Montaigne)

El viejo no puede hacer lo que hace un joven; pero lo que hace es mejor (Cicerón)

Un hombre no es viejo hasta que comienza a quejarse en vez de soñar (John Barrymore)

Viejo es quien considera que su tarea está cumplida. El que se levanta sin metas y se acuesta sin esperanzas, (anónimo)

Los que en realidad aman la vida son aquellos que están envejeciendo (Sóflocles)

El joven conoce las reglas, pero el viejo conoce las excepciones (Oliver W. Holmes)

Un hombre no envejece cuando se le arruga la piel sino cuando se le arrugan sus sueños y sus esperanzas.

En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos. (Marie von Ebner Eschenbach)

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre y la vista más amplia y serena. (Ingmar Bergman)

Envejecer es todavía el único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo. (Charles A. Saint-Beuve)

Los cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario. (A. Shopenhauer)

Nada nos hace envejecer con mayor rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos. (G. H. Lichtenberg)

RUEDA

Y, como de todos es sabido que la mayoría de las personas “aceptan” y les resultan más ciertas o creíbles las sentencias u opiniones de personas que son famosas o que destacan en algún campo, no necesariamente el cultural, ya que la Universidad de la Vida es tan válida como una preparación académica. Sugiero que le dediquéis unos minutos para leer las reflexiones de personas que creyeron firmemente que esta vida no es el final, y que con un poco de suerte podremos hacerlo mejor en nuestras sucesivas reencarnaciones, algo que comparto al cien por cien. Como, por ejemplo; Pitágoras, Benjamin Franklin, Blavatsky, Edgard Cayce, Federico II el Grande, Khalil Gibran etc.

Las podréis encontrar en la categoría de Karma y Reencarnación

 

“Necesitamos muchas vidas, revestirnos de múltiples cuerpos, nacer y morir y volver a nacer muchas veces para llegar al fin último de la perfección que es el que los dioses nos reservan. Esta ley de vidas sucesivas da la adecuada explicación a todas las desiguales manifestaciones de nuestra existencia”. Palabras de Pitágoras de Samos, el filósofo y matemático griego, nacido aproximadamente en 582 a. DC –  500 a.C.)

 

Una preciosa canción para escuchar: La Vejez de Alberto Cortéz

Read Full Post »

federico-ii-el-grande

Y, como sé que se suele dar por  “bueno” o solemos dar más “credibilidad” a las opiniones  de los que consideramos importantes o famosos aunque nos sean desconocidos; citaré  reflexiones de otras personas que seguro habrás oído hablar de ellas.

“Siento que voy a dejar pronto esta vida terrenal. Pero como estoy convencido de que no existe nada en la naturaleza que pueda ser aniquilado, tengo la certeza de que lo más noble que hay en mí no dejará de vivir. Aunque posiblemente no sea rey en mi próxima vida… bien tanto mejor… viviré al menos una vida activa y, lo que es más, sufriré menos por la ingratitud”.
Palabras de Federico II el Grande (1712-1786), rey de Prusia.

Read Full Post »