Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fe’

En todos los actos de nuestra vida, la intención es lo más importante. Como ya os comenté en el artículo sobre la predicción del futuro, en cualquier acción, existe la intención y, el resultado óptimo de cada acción depende de la intención primigenia, que sólo el interesado sabe cuál es, así en consecuencia en el fondo de nuestro ser, el resultado nunca nos sorprenderá, sea el que sea. En muchas ocasiones nos sentimos perdidos, no sabemos hacia dónde dirigirnos, y es en esas ocasiones que recurrimos a seres ya sean divinos o superiores que en nuestra opinión son capaces de paliar ciertas situaciones negativas o conceder nuestros deseos. Hacemos nuestras  peticiones ya por medio de oraciones  o recurrimos a la teúrgia (magia blanca mediante la cual podemos comunicarnos con las divinidades). Una de las formas más usuales que tenemos es hacer peticiones a través de las velas. Para ello debemos cumplir ciertas reglas, entre ellas es que no debemos encender una vela a la que vamos a hacerle una petición con un mechero, sino con una cerilla o una varilla de madera. Al apagarla debemos hacerlo con un apaga velas, y si no tenemos, lo haremos con un pequeño vaso o algo similar. Otra es que son de una única utilización, se la debe dejar consumir hasta que se agote, aunque sí podemos encenderla y apagarla más de una vez por si no tenemos el tiempo suficiente hasta que se consuma, pero nunca  debemos reutilizarla para otra petición diferente. Sería recomendable hacer la petición después de una ducha o baño y vestirnos con ropa limpia ya que la ropa y objetos que hemos utilizado durante el día podrían estar impregnados de malas vibraciones o energías negativas. Y, lo más importante, al igual que ocurre con las oraciones las peticiones debemos hacerla con FE. No siempre tenemos que pedir algo concreto. Simplemente cuando necesitemos Luz o Claridad en nuestra vida, basta con encender una vela blanca con ese propósito. Las velas se utilizan también por su color y perfume, y están íntimamente relacionadas tanto con los colores como con los aromas, teniendo la misma interpretación que ellos. Las velas blancas son las más adecuadas para peticiones espirituales, irradian luz, purifican y alumbran momentos oscuros de nuestra vida y se adecuan a cualquier petición. Si has encendido una vela y se apaga sin ningún motivo, te indica que tu petición requiere un planteamiento diferente e incluso que tu fuerza será la mejor aliada para conceder tu deseo. Si la llama sufre vacilaciones, tu petición no te será concedida tal como la has pedido, sino que sufrirá algunos cambios.

La aromaterapia data de los antiguos egipcios, que usaban aceites de esencias naturales para tratar trastornos de la piel. El químico francés René-Maurice Gattefossé descubrió (1930) que los aceites de esencias empleados en los cosméticos también tenían aplicaciones medicinales, es una forma de terapia a través del olfato y la piel. Así, también las velas  con aroma tienen su función específica, tales como:

Para problemas respiratorios es aconsejable el sándalo, eucalipto, especias y palo santo.

Para el insomnio se debe utilizar, las de mandarina, naranja, rosa, lavanda, especias y palo santo.

Para calmar el cansancio y aliviar el stress las velas de naranja, pomelo y vainilla.

Para aliviar el dolor de cabeza, limón, eucalipto, lavanda y palo rosa.

Para el stress, ansiedad y depresión, las de limón, mandarina, pomelo, cedro, lavanda, palo de rosa, vainilla, eucalipto y especias.

Para las nauseas mandarina y palo rosa.

Para la ira, mandarina y vainilla.

Para la meditación, palo santo.

Para la artritis, las de sándalo.

Las velas perfumadas, al arder difunden su fragancia y crean una atmósfera placentera.

Read Full Post »

escondite1Cuenta la leyenda que una vez se reunieron en un lejano lugar de la Tierra 29 sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el Aburrimiento había bostezado por tercera vez, la Locura, les propuso: ¿jugamos al escondite? la Intriga levantó la cara intrigada, y la Curiosidad sin poder contenerse, pregunto: ¿cómo se juega? Es un juego explicó la Locura en el que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras vosotros os escondéis y, cuando yo haya terminado de contar tengo que encontraros a todos y cada uno. El entusiasmo se halló secundado por la Euforia. La Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la Duda, e incluso a la Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La Verdad prefirió no esconderse ¿para qué?, si al final siempre la hallaban… la Soberbia opinó que era un juego muy tonto (le molestaba que la idea no hubiera sido suya) y la Cobardía prefirió no arriesgarse.
Uno, dos, tres… comenzó a contar la Locura. La primera en esconderse fue la Pereza que, como siempre se escondió en la primera piedra que encontró, la Fe subió al cielo, y la Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse; cada lugar que hallaba le parecía mejor para cualquiera de sus amigos: ¿un lago cristalino? ideal para la Belleza, ¿la rendija de un árbol? perfecto para la Timidez, ¿el vuelo de una mariposa? lo mejor para la Voluptuosidad, ¿una ráfaga de viento? magnífico para la Libertad, así que terminó por ocultarse en un rayito de sol. El Egoísmo, en cambio, encontró un lugar muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo… eso sí sólo para él. La Mentira se escondió en el fondo del océano (¡mentira!, en realidad se escondió detrás del arco iris), la Pasión y el Deseo en el centro de dos volcanes, el Olvido… ¡se me olvidó donde se escondió!
Cuando la Locura contaba 999.999, el Amor aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo lo encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y, enternecido, decidió esconderse entre sus flores. ¡Un millón! Contó la Locura y comenzó a buscar.

La Libertad (no se escondió, quería ser libre), para la Soberbia era poca cosa este juego (no fue idea suya), así que tampoco participó, el Aburrimiento, la Voluptuosidad (prefirió acicalarse), la Cobardía, la Timidez, y la apatía no participaron.
A la primera que encontró fue la Pereza, que se había escondido sólo a tres pasos de donde estaba contando la Locura, la segunda fue la Curiosidad, que estaba curioseando para ver dónde se habían escondido los demás, el Entusiasmo y la Euforia, estaban dando saltitos, así que fue fácil encontrarlos, después escuchó a la Fe discutiendo con Dios en el cielo sobre zoología, y a la Pasión y al Deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. Tras un descuido encontró a la Envidia y a la Intriga que estaban discutiendo y, claro, pudo deducir donde estaba el Triunfo. Al Egoísmo no tuvo ni que buscarlo, él solito salió desesperado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la Belleza; con la Duda fue más fácil todavía, la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún en qué lado esconderse. Así fue encontrando a todos: el Talento entre la hierba fresca, la Angustia en una oscura cueva, la Mentira detrás del arco iris (¡mentira, si ella estaba en el fondo del océano!), la generosidad detrás del rayito de sol, a la Alegría la escuchó reír y descubrió su escondite y hasta el Olvido, al que ya se le había olvidado que estaba jugando al escondite.
Pero el Amor no aparecía por ningún sitio.
La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo, en la cima de las montañas y, cuando estaba a punto de darse por vencida, divisó un rosal y las rosas… cogió una orquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó. Las espinas habían herido los ojos del Amor. La Locura no sabía qué hacer para disculparse; lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo. Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la Tierra:

EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE, SIEMPRE, LE ACOMPAÑA

Read Full Post »

jesus-11-jpgNo tengo por menos que hablaros del libro de Neale Donald Walsch, Conversaciones con Dios; en este caso mi comentario es del primero de los tres. Estoy de acuerdo en tantas cosas… nos habla de tantas cuestiones de las que constantemente nos preguntamos… Obviamente no nos da todas las respuestas ya que tenemos que encontrarlas por nosotros mismos, no nos van a dar todo el trabajo hecho, tenemos que obtener las respuestas a nuestras inquietudes por nosotros mismos, pero un poquito de ayuda nunca viene mal. Yo tengo la gran suerte de tener fe, algo que aunque se quiera no se podría obtener sin más, para mí tener fe es un regalo, es un don. Y en él nos dice: No hace mucho tiempo todo lo que querías hacer era permanecer aquí, ahora todo lo que quieres hacer es irte. Esto es una muy buena señal. No hace mucho tiempo matabas las cosas: insectos, plantas, árboles, animales, personas; ahora no puedes matar sin saber exactamente lo que estás haciendo, y por qué. Esto es una muy buena señal. No hace mucho tiempo vivías la vida como si pensaras que no tiene objetivo alguno. Ahora sabes que no tiene ningún objetivo, salvo el que tu le des. Esto es una muy buena señal. No hace mucho tiempo suplicabas al universo que te mostrara la Verdad. Ahora tú le dices al universo tu verdad. Esto es una muy buena señal. No hace mucho tiempo aspirabas a ser rico y famoso. Ahora aspiras a ser, sencillamente y maravillosamente, Tú mismo. Y no hace mucho tiempo Me temías. Ahora Me amas, lo suficiente como para considerarme tu igual. Esto es una muy, muy buena señal. El alma concibe, la mente crea, el cuerpo experimenta.

Read Full Post »