Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Enoc’

Enoc, también Henok, en el Antiguo testamento (Génesis 4,17-18), hijo de Caín y padre de Irad. En otro momento (Génesis 5,18-21), Enoc era hijo de Yéred y padre de Matusalén. La palabra, por tanto, parece que corresponde al nombre propio hebreo de varios personajes bíblicos. Es posible que la figura patriarcal de Enoc tenga su origen en un mito solar, que más tarde asumió una considerable importancia en el pensamiento judío. La más destacada de las leyendas tradicionales asociaba a Enoc con su “traslación”, es decir, haber sido llevado al cielo sin haber muerto. Esta tradición se basaba en el Génesis 5,24: “Enoc anduvo con Dios y desapareció, porque Dios se lo llevó”. Este versículo ejerció gran influencia sobre el desarrollo de conceptos sobre la inmortalidad en el Antiguo Testamento.

 

El Libro de Enoc es una colección de escritos, la obra más larga incluida en los pseudoepígrafos; primero y más importante de los Apocalipsis. Este libro se atribuye al patriarca hebreo Enoc, también se lo denomina  Enoc Etíope, ya que los textos se han conservado en su integridad sólo en etíope, un idioma arcaico semita hablado en Etiopía. El libro es un conjunto de diversas secciones escritas por varios autores en distintos momentos de los siglos II y I a.C. Los especialistas han llegado a la conclusión de que la obra original fue escrita en hebreo o en arameo. Poco después se tradujo al griego. Se cree que la traslación al etíope se realizó a partir del griego, en torno al 500 d.C. Partes del Enoc Etíope sobreviven en griego, latín y arameo, en este último caso en los manuscritos descubiertos en Qumran, Jordania. El libro consta de siete secciones. La primera (capítulos 1 al 5) presenta el tema de fondo del libro, el inminente juicio de Dios. La segunda (capítulos 6 al 36) cuenta las desventuras de la horda de ángeles caídos y de los recorridos de Enoc por los lugares del castigo y de la recompensa finales. La tercera sección (capítulos 37 al 71) predice la llegada del Mesías, quien juzgará a todos, seres angélicos y humanos. Describe a su vez el paradisíaco futuro reino de Dios. La cuarta sección (capítulos 72 al 82) incluye revelaciones acerca de las criaturas celestiales, como por ejemplo los enfrentamientos que se producirán entre ellas cuando se acerquen los últimos días del mal. La quinta sección (capítulos 83 al 90) contiene las visiones de Enoc de un diluvio enviado para castigar al mundo por su perversidad y la posterior instauración del reino mesiánico. La sexta sección (capítulos 91 al 105) consuela a los justos, les insta a mantenerse así, y condena a los injustos prediciendo su final. En esta sección Enoc divide la totalidad de la historia humana en 10 semanas de diferente duración (que simbolizan otras tantas épocas), cada una caracterizada por personajes o acontecimientos especiales; por ejemplo, la cuarta semana la protagoniza Moisés; la séptima trata de una degeneración universal. En la décima y última semana el antiguo cielo será reemplazado por uno nuevo y eterno. En la última sección (capítulos 106 y 107), la culminante, vuelve a hablarse del diluvio, de la posterior repetición de la era de la depravación y de los castigos y premios que llegarán cuando el Mesías instaure su reino. Los primeros cristianos tenían en gran estima el Libro de Enoc, pero a excepción de sus poco frecuentes referencias al mismo, poco se sabía acerca de la obra hasta que a finales del siglo XVIII se descubrieron en el noreste de África tres manuscritos íntegros en etíope. Los especialistas modernos lo consideran importante porque muchos de sus conceptos e incluso su terminología, son muy similares a conceptos escatológicos posteriores y a libros y pasajes apocalípticos del Nuevo Testamento.

Anuncios

Read Full Post »

¿FÍN DEL MUNDO?

FIN DEL MUNDOYo creo que NO. Por lo menos en no en la concepción que tienen la mayoría de los seres humanos de cataclismo y muerte. Sin embargo, sí que creo en el Fin de una forma de pensamiento. Ya que nuestro comportamiento actual está lleno de despropósitos. ¿Cómo es posible que haya tanta gente dormida? ¿Cómo es posible que haya personas que no se den cuenta que la forma de vida actual sólo nos puede llevar al camino de la infelicidad? Que el camino del materialismo, de la posesión, del primero Yo, del que todo vale, del juzgar sin escrúpulos, del hacer daño sin ninguna justificación, muchas veces ni siquiera en beneficio propio, del apropiarse de lo ajeno, sólo vale para los que están dormidos o los que están vibrando en las frecuencias más bajas. Tenemos que evolucionar, no involucionar, ¿no se dan cuenta? para eso estamos aquí. ¡Despierta!. Todos tenemos una memoria encarcelada, procuremos recordar… Reconoce que ha llegado el momento, inténtalo, deja para otros esa forma de vivir, es mucho más gratificante, hacer el bien, saber que a veces perdiendo se gana, ayudar al prójimo. Y, como yo no creo en la casualidad, en fin, supongo que si te interesa este tema, tu ya sabes tanto como yo. Al principio de los tiempos, evolucionar significaba, supervivencia, después evolucionar significaba pensar, y ahora significa amor. Poco a poco muchos conseguirán despertar y entender que un cambio en nuestra forma de pensamiento y actitud, será el principio de una nueva Era. Una Era guiada por una Fuerza Divina. Nuestro mayor reto será recordar quién somos, y por qué estamos aquí. Ahora se requiere una gran cantidad de discernimiento, una evaluación sabia de lo que es verdad, de lo que está bien o de lo que está mal y lo que conviene hacer para conseguir nuestro bienestar que al final redundará en todos. Utiliza tu buen juicio, tu sentido común y comprende. Sé que no es fácil, serás juzgado por no ser gregario, por ser diferente, pero si lo consigues tu evolución será rápida, hablo de evolución personal y única, es una decisión voluntaria que sólo tu puedes realizar. A medida de que vayas despertando, te darás cuenta de que tu familia no sólo son los de tu raza, cultura, religión, país o incluso tu familia biológica. Es tu familia cósmica – los que han venido, como tú has venido – con una misión menor o mayor en la transición actual.; juntos lo conseguiremos. En el capítulo primero de El Libro de Enoc (primero y más importante de los Apocalipsis apócrifos) dijo: la visión del Santo de los cielos me fue revelada y oí todas las palabras de los Vigilantes y de los Santos y porque las escuché he aprendido todo de ellos y he comprendido que no hablaré para esta generación sino para una lejana que está por venir. ¿seremos nosotros esa generación?

Read Full Post »