Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cupido’

apolo-solEl Sol ha sido adorado en todas las antiguas civilizaciones y venerado como fuente de vida, conciencia y espiritualidad. Él conduce el carro del Sol, que se toma muchas veces por el mismo astro-solar en su recorrido diario. Fue llamado Ra en el Egipto, en Grecia fue Helios y en Roma Apolo. Apolo es hijo de Zeus y de Latona. Es dios de la belleza masculina, de las estaciones y de la creatividad. Vencedor de los Juegos Olímpicos. Simboliza al arquetipo superior de hombre. Su madre tuvo dificultades para darle a luz, pues todas las ciudades temían recibir a tan poderoso dios al nacer, porque el oráculo decía que iba a ser muy presuntuoso y poderoso. Aquí vemos el símbolo de que no todos los pueblos están dispuestos a vivir de acuerdo a la verdad solar. La isla de Delos accedió por fin a recibirle, pero sólo a condición de que en esa tierra Apolo levantara un poderoso templo para un oráculo. Apolo nació mientras los cisnes daban siete vueltas a Delos y cantaban. El cisne en la simbología es el representante de la serenidad, la paz y la belleza espiritual. Luego fue alimentado con néctar y ambrosía. Al poco de nacer, mató al dragón serpiente Pitón, símbolo de la obscuridad del invierno. Rechazado por la diosa Hestia, Apolo no se desposó nunca, pero tuvo numerosas uniones con mortales y una numerosísima posteridad. A pesar de que tenía un bello cuerpo, juventud y una voz encantadora fue rechazado también por Dafne que, para no ser poseída por él, se convirtió en laurel. Esto había sucedido porque Apolo, enorgullecido por su victoria sobre la serpiente Pitón, se atrevió a desafiar al dios Amor y a sus dardos. El hijo de Venus sacó de su carcaj la flecha del amor, con punta de oro y la del odio y el desdén, con punta de plomo. Cupido o Amor dirigió la primera contra Apolo y disparó la segunda a Dafne. Apolo adoptó aquel laurel y se lo puso de corona. Otras desgracias le esperaban aún al dios solar. Presenció la muerte de su hijo Esculapio, famoso médico a quien Júpiter aniquiló con sus rayos, castigándole por haber resucitado a Hipólito. Apolo, que no se atrevía a tomar venganza en Júpiter, dio muerte a los Cíclopes, los cuales forjaban el rayo de Zeus; pero esto mereció un castigo, pues Apolo fue arrojado del cielo y condenado a vagar errante un año sobre la tierra, sujeto a los mismos infortunios que los mortales. Entonces él buscó asilo junto a Admeto, rey de Tesalia y, convertido en un simple pastor, guardó durante muchos años los rebaños de éste, simbolizando así la naturaleza y el amor a la vida. El enseñó a los pastores a saborear las delicias de la existencia campestre, el murmullo de los riachuelos, el silencio de las noches y el canto de los pájaros. En otra ocasión el sátiro Marsias, notable flautista, desafió a Apolo, pero este último superó al primero con el maravilloso sonido de su flauta. Aquí, la crueldad de Apolo empañó su gloria, pues luego de vencer a Marsias lo desolló vivo. Después de su destierro, Apolo fue llamado de nuevo al Olimpo, aunque nunca dejó de darse unas escapaditas para visitar a sus amigos mortales. Faetón, hijo de Apolo y Clímene, tuvo un día un altercado con un compañero suyo, quien le ofendió diciendo que no era hijo del Sol. Faetón logró convencer a su padre para que le dejara un solo día conducir el Carro del Sol para demostrar a su amigo quién era, a pesar de que Apolo le aconsejó que no lo hiciera. Como Faetón se obstinaba cada vez más, Apolo enganchó los cuatro corceles blancos al carro del Sol y orientó a su hijo: “en tu vuelo no seas excesivamente tímido o demasiado audaz; evita llegar al cielo o descender hasta la tierra; sigue un camino equidistante, el único que te conviene”. En las inexpertas manos de Faetón los impetuosos corceles corrían demasiado veloces en la bóveda azulada, amenazando unas veces abrazar el cielo y, otras, secar el agua de los ríos. Entonces fue cuando los etíopes tomaron el tinte negro que hoy conservan y los desiertos de África perdieron su vegetación. Júpiter, alarmado, echó mano del rayo y mató a Faetón, quien cayó como un torbellino en el Erídano. Sus hermanas, desesperadas, se convirtieron en álamos, mientras que su amigo Cicno se transformó en cisne. Se ha de tener en cuenta que el Sol ama a sus hijos y sus obras creativas y sufre por ellos. Apolo, no sin cierta reticencia, aceptó que las ceremonias del templo de Delfos fueran dedicadas no sólo a él, sino también a Dionisios. Apolo representaba el espíritu de la luz, mientras que Dionisios era la noche, el sueño y el misterio. Se produjo una cierta confusión entre ambos, hasta tal punto que en algunas estatuas del templo estaba Apolo representado por delante y Dionisios por detrás. Para Plutarco, Apolo representa “lo que verdaderamente existe” y lo que se mantiene estable, mientras que los otros dioses cambian. En el arquitrabe del Templo del dios había una E (ei), que el filósofo interpretaba como “Tú eres”. En Delfos, desde la primavera a otoño se hacía culto a Apolo, pero en los tres meses de invierno, cuando él iba al país de los hiperbóreos, era reemplazado por Dionisios.

Anuncios

Read Full Post »

afroditaVenus es la diosa de triunfante belleza y encarnación del amor, llamada Afrodita por los griegos. En la mitología romana, originalmente diosa de los jardines y de los campos, pero después identificada con Afrodita, la diosa griega del amor y la belleza. Hay dos versiones referentes al nacimiento de Venus, una versión nos cuenta que en una mañana de primavera, una enorme concha marina se mecía dulcemente en las aguas del Mediterráneo y al chocar con las costas de la isla Citerea, se abrió y de dentro surgió Venus provista de todos los encantos. De allí fue llevada al Olimpo en un carro excepcional, en donde las Risas, las Gracias y los Juegos formaron su cortejo. La otra versión dice que Venus nació de la mutilación que Saturno hizo a su padre en los genitales al derrocarle. La sangre de ese acto violento cayó sobre el mar, se mezcló con la espuma y de ella nació la diosa. De cualquier forma, la diosa del amor con su mágico cinturón hizo estragos entre los dioses del Olimpo cuando estos la conocieron, hasta tal punto que todos querían hacerla su esposa. Júpiter decretó que Venus se casara con Vulcano, el herrero, que acababa de inventar el rayo con el que el señor del Olimpo pudo vencer a los gigantes. Venus, diosa frívola y sensual, enfadada por tener un marido cojo, le fue infiel al dios de la forja y los metales, y entre sus muchos amantes estaba Marte, el dios de la guerra; el bello pastor Adonis, Anquises, padre de Eneas, Mercurio, Poseidón y algunos más. A la popular diosa del amor se le representa a veces sentada en un carro tirado por palomos, cisnes o pájaros con una corona de rosas y mirto circundando sus cabellos. Ella tiene un temperamento vivaz, necesita el aire, el movimiento y el ejercicio. En las primitivas creencias religiosas griegas se identificaba a Afrodita con la fenicia Astarté y era conocida como Afrodita Urania, reina de los cielos, y como Afrodita Pandemos, diosa del pueblo. Era venerada bajo diferentes aspectos; como Venus Genetrix, se identifica como la madre del héroe Eneas, fundador del pueblo romano; como Venus Félix, es la portadora de la buena fortuna; como Venus Victrix, la portadora de victoria; como Venus Verticordia, la protectora de la castidad femenina. Madre de Cupido, dios del Amor.

Read Full Post »