Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘China’

Maceta vacíaCuenta la leyenda que en la antigua China, por ley, un príncipe heredero debía estar casado antes de ser coronado emperador, el príncipe heredero le quedaba poco tiempo para ser coronado y aún estaba soltero, así que decidió hacer una competición entre todas las muchachas de la corte para buscar a la más idónea para acompañarle en sus obligaciones. Así, anunció que recibiría en una celebración especial en palacio a toda muchacha casadera y anunciaría un desafío.
Hacía muchos años en el palacio servía una anciana que escuchó los comentarios sobre los preparativos de la celebración, así, enseguida que llegó a su casa le contó con cierta tristeza la noticia a su hija ya que sabía los sentimientos que ésta tenía hacia el príncipe. La hija sin dudarlo le dijo que ella también iría a participar en el reto que impusiera el príncipe, la madre angustiada por la hija le dijo: ¿hija mía que vas hacer allá? No tendrás ninguna oportunidad, las muchachas más ricas y bellas de la corte estarán allí, quítate esa idea de la cabeza, sé que sufres, pero no hagas de ese sufrimiento una locura. La hija le respondió: no querida madre, no estoy loca, sé que nunca seré la elegida, pero no puedo perder la oportunidad de estar cerca de él aunque sea por unos pocos momentos. Eso me hará feliz.

Llegó el día señalado y allí estaba la hija de la sirvienta entre las más bellas muchachas de la corte. Al poco apareció el príncipe y anunció el desafío: “os daré a cada una de vosotros una semilla, dentro de seis meses, aquella que me traiga la flor más bella será mi digna esposa y la futura emperatriz de China. El desafío del príncipe era acorde a las tradiciones del pueblo, que valoraba el don de cultivar. Pasó el tiempo y en la maceta de la hija de la sirvienta no había crecido nada a pesar de poner todo su cariño y empeño en el cuidado de la semilla; en su fuero interno pensaba que si la flor que brotara se parecía al profundo y sincero amor que le profesaba al príncipe, sería la flor más bella de todas. Día tras día veía que su sueño se alejaba ya que después de seis meses nada había nacido en la maceta.

Pasaron los seis meses y la joven le dijo a su madre que a pesar de que no había brotado ninguna flor ella iría para estar cerca del príncipe una vez más. Llegó a palacio y vio una escena bellísima, todas las muchachas llevaban su maceta con una flor, cada una más bella que la otra y, ella no llevaba nada. Finalmente, llegó el momento, el príncipe observó detenidamente cada una de las flores que llevaban las muchachas, después de haber visto una por una las macetas que habían llevado las muchachas, anunció el resultado: aquella bella joven con la maceta vacía sería su futura esposa; nadie entendía que eligiera a quien no había cultivado nada. El príncipe, entonces le explicó a sus súbditos: la elegida fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles.
Tal como decía Séneca (4 aC.–65 dC.), lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad y Thomas Fuller (1610-1661) decía que el hombre honesto no teme la luz ni la oscuridad.

Read Full Post »

abanico¡ay qué tiempos aquellos! Tiempo atrás las damiselas enamoradas no podían tal como se hace hoy hablar libremente con el que bebía los vientos por ellas o pretendían su mano y, así para burlar a las siempre prestas damas de compañía que evitaban que el honor de la dama se viera mancillado con contactos impuros que pudieran hacer que la susodicha dama se quedara para vestir santos por la más efímera duda de su honorabilidad se vieron obligadas a recurrir al lenguaje del abanico para manifestar sus sentimientos.
De tal forma que cuando querían decir “te amo” ponían el abanico sobre el corazón.
Si pasaban el abanico por la frente estaban diciendo “no me olvides”
Para decir “te quiero más cada día” pasaban un dedo por dentro del varillaje.
Si golpeaban la palma de la mano con el abanico estaban diciendo “quiéreme”
Si simplemente tocaban la palma de la mano con el abanico “estoy pensando si me convienes”
Si se abanicaban asomadas al balcón “espérate que bajo”
Si cerraban el balcón “no me dejan salir”
Contar las varillas “ deseo hablarte”, según las varillas que se cuenten indican la hora de la cita
Si se cubrían parte del rostro “nos vigilan”
Pasarlo de una mano a otra “sé que miras a otra”
Coger el abanico por la parte superior “me eres indiferente”
Cerrado y suspendido en la mano derecha “deseo novio”
Apoyarlo en la mano izquierda “estoy comprometida”
Llevar el abanico en la mano izquierda quiere decir quiero conocerte
Llevarlo en la mano derecha quiere decir que se ama a otro, si se sujeta con ambas manos estás diciendo “olvídame”
Cerrarlo precipitadamente “estoy celosa”
Golpear cualquier objeto “estoy impaciente”
Pasar el abanico sobre los cabellos “me acuerdo de ti”
Apoyar el abanico sobre los labios “no te fíes hay moros en la costa”
Si se balanceaba muy deprisa “te quiero mucho”
Apoyado sobre los labios “dudo de ti”
Apoyarlo sobre la mejilla derecha quiere decir “sí”, sobre la mejilla izquierda quiere decir “no”
Cerrar el abanico despacio significa “sí”, cerrar rápido significa “no”
Si se golpea el abanico sobre un objeto significa que estás impaciente
Taparse la cara con el abanico quiere decir “no me gustas”
Tocarse los ojos cerrando el abanico quiere decir “¿cuándo te puedo ver?”
Taparse la cara con el abanico abierto quiere decir “sígueme cuando salga”
Pasarlo de una mano a otra quiere decir “flirteas con otras”
Golpear el vestido quiere decir “estoy celosa”
Si se apoya sobre la oreja izquierda “no quiero saber nada de ti”, sobre la derecha “sé discreto”
Dejarlo caer “soy tuya”
Tirar el abanico quiere decir “se acabó”
El primer conocimiento que tenemos sobre los abanicos nos viene del antiguo Egipto, los egipcios utilizaban unos grandes abanicos de plumas que manejaban los esclavos para espantar los insectos y refrescar a sus amos, en China eran de tamaño pequeño y de uso personal, en el siglo VII d.C. un artesano japonés inventó el abanico plegable basado en el mecanismo de las alas de un murciélago, pero no fue hasta el siglo XVI cuando el abanico llegó a Europa siendo popularizado completamente en el siglo XVII sobre todo en España.

Read Full Post »

suerteDurante cientos de años, el hombre se ha formulado la pregunta: “¿Qué es la fortuna?”, y ha sugerido cientos de respuestas. Sorprendentemente, aun con todas ellas, pocas personas pueden decir que en realidad se sienten afortunadas.
Hace miles de años, China tenía un dictador extremadamente cruel y egoísta, se llamaba Qin Shi Huang o Ch’in Shih-huang (260 a. C. 210 a. C.), fue el primer emperador de una China unificada, reinó bajo el nombre de Primer Emperador. Este emperador fue el que ordenó la construcción de la gran muralla china. Muralla de unos nueve mil seiscientos kilómetros alrededor del país que se cobró miles de vidas cuyos cuerpos están enterrados en ella.
En aquel tiempo, también había un chino muy anciano que sólo tenía dos cosas en el mundo a las que amaba: su único hijo y su único caballo. Pero quiso la suerte que un día el caballo se escapara. Al conocer la noticia, todos los ancianos de la ciudad fueron a consolarle, diciendo: “¡Qué mala suerte que tu caballo se haya escapado!”. El anciano les miró y replicó: “¿Cómo sabéis que es mala suerte?”
Unos días más tarde, el caballo regresó, seguido por otros seis caballos. De este modo aumentó la riqueza de aquel hombre. Al verlo, los ancianos de la ciudad volvieron a verle y le dijeron: “¡Qué suerte que ahora tengas siete caballos”. El anciano reflexionó, les miró y repuso: “¿Cómo sabéis que es suerte?”.
Aquella tarde, el único hijo del anciano decidió tratar de montar uno de los caballos salvajes. Cayó y a consecuencia de ello quedó inválido. Entonces los ancianos volvieron a reunirse a su alrededor y le dijeron: “¡Qué mala suerte que tu hijo se haya caído del caballo y no pueda andar!”. El anciano le contestó del mismo modo diciendo: “¿Cómo sabéis que es mala suerte?”. Los ancianos perplejos se fueron.
Al día siguiente, los hombres del emperador llegaron a esa misma ciudad. Tenían órdenes de alistar a todos los jóvenes que gozasen de buena salud para la tarea de construir a mano la horrible muralla de nueve mil seiscientos kilómetros. Fueron reclutados todos los jóvenes de la ciudad, excepto el hijo del anciano. Cuando eso ocurrió, los ancianos de la ciudad estaban seguros de que por fin comprenderían la sabiduría del viejo.
Se acercaron de nuevo a él y le dijeron: “¡Qué suerte tienes de que tu hijo no haya sido reclutado para construir la muralla!”. De nuevo, el anciano les miró y dijo: “¿Cómo sabéis que es suerte?”.

En ese momento los ancianos estaban completamente desconcertados. Salieron de ahí y se reunieron en consejo. Entonces volvieron con el anciano y dijeron: “Lo hemos hablado entre nosotros y estamos de acuerdo en que tú eres el hombre más sabio de toda China, sería una suerte que gobernaras nuestra aldea. El anciano elevó sus manos al cielo de desesperación y dijo: “¿Cómo sabéis que sería una suerte?. No quiero ese cargo”. Este anciano bien podría decirse que conocía el secreto de la fortuna.

Read Full Post »

turandot1Turandot es una princesa china que promete casarse con el príncipe que acierte los tres acertijos impuestos por el emperador y si el príncipe fallara, morirá. El príncipe de Persia lo intenta pero el candidato no acierta por lo cual morirá al salir la luna. A la ejecución acude una gran multitud, entre ellos, un ciego acompañado de la esclava Liu, que le guía. El ciego no es otro que el rey Timur que perdió su reino y su vista en una fatídica batalla, y ahora escapa junto a su esclava y guía, mendigando ella por él. Timur, cae al suelo y es recogido por su hijo, el príncipe Calaf, quien al recogerlo lo reconoce como su padre. Calaf le pregunta a la esclava el por qué de tan noble gesto hacia su padre; a lo que ella responde, porque un día, tu me sonreíste. El pueblo enmudece cuando llega el príncipe de Persia ante el verdugo y piden clemencia por él, el príncipe hijo de Timur se une a esta petición. Aparece entonces la cruel princesa Turandot y ordena al verdugo que prosiga, el príncipe queda cegado por la belleza de la princesa y decide probar suerte a pesar de las súplicas de su padre y de la esclava Liu. Los ministros del emperador intentan en vano convencerle de que no lo intente, pero el príncipe no les escucha y dice que ya es tarde, le pide a su padre que lo acompañe hasta que el gong golpee tres veces, signo que señala el principio de la prueba. Se reúnen los ministros, las cortesanas y el pueblo presididos por el emperador, que a su vez intenta persuadir al príncipe, cansado ya de tanta sangre derramada en su reino a causa de la princesa Turandot, pero ante la negativa del príncipe, lee la ley impuesta si pierde, es decir, si falla morirá. Llega Turandot y cuenta el por qué de su actitud; una de sus antepasadas fue violada por un extranjero y abandonada a su muerte y, así decide vengar su muerte y humillación imponiendo una prueba mortal a todos los príncipes extranjeros que deseen su mano. Ella misma formula los acertijos. El primer acertijo es: ¿quién es el fantasma que cada noche nace de nuevo en el hombre y muere cada día? El príncipe responde: la esperanza. El segundo acertijo es: ¿qué es lo que flamea como una llama, no es fuego, arde como la fiebre pero se enfría en la muerte? El príncipe responde: la sangre. Finalmente, algo asustada por los aciertos, formula el tercer acertijo. ¿qué es lo que quema como el hielo y, cuanto más frío es, más quema? Al ver dudar al príncipe ríe para sus adentros, éste, la observa, la mira directamente a los ojos y le responde Turandot. El emperador da por buena la respuesta y el reino se regocija; ella entonces clama a su padre piedad para que no sea entregada a un extranjero, pero el emperador le dice que ha dado su palabra. El príncipe al ver el disgusto de la princesa le propone un acertijo. Si ella adivina su nombre antes del alba, él morirá; ella feliz acepta la apuesta.

La princesa entonces, ordena que todo el que sepa el nombre del príncipe debe decirlo, bajo pena de muerte si no lo dijeren. Los guardias atraviesan la ciudad diciendo que nadie duerma en Pekín (Nessun dorma). Mientras tanto los ministros del emperador intentan convencer al príncipe que deseche la idea del acertijo, prometiéndole riquezas, pero él continúa firme en su propósito. Los guardias encuentran al rey Timur y a su esclava Liu, amenazándoles de muerte si no revelan el nombre del príncipe. Los verdugos torturan a Liu que dice saber el nombre, pero no lo dirá así la torturen hasta la muerte. Turandot le pregunta a Liu, porqué soporta la tortura, a lo que Liu responde que es por el amor inconfesado que siente hacia el príncipe, y en un acto de sacrificio coge el arma de un guardia y se suicida, muriendo en brazos del príncipe. El príncipe recrimina a la princesa por su frialdad, y consigue, al besarla no sólo cambiar la fría actitud de Turandot, sino también enamorarla, aceptando entonces que ha sido vencida. Ya al amanecer, el príncipe entonces dice: soy Calaf, hijo de Timur.

Nessun dorma (nadie duerma) es la bellísima aria de la ópera inconclusa de Giacomo Puccini (1858-1924), Turandot, estrenada en 1926, acabada por Franco Alfano (1876-1954), con un libreto de Adami y Simone y basado en una obra teatral de Gozzi. El origen de esta historia es del poema, “ Las siete princesas” del poeta persa, Nezami. El poema original habla de un príncipe persa que tenía siete princesas, cada una de diferente lugar. Una de ellas de origen ruso, no encontraba a ningún hombre que ella considerara merecedor de su persona, así se encierra, y dice que sólo se entregará a quien resuelva los enigmas por ella planteados. Si algún hombre consiguiera resolver los enigmas además, debía pasar por una puerta secreta guardada por espadas con riesgo de decapitar al aspirante a su mano. Esta historia fue transmitida por Francois de la Croix, cambiando a la princesa rusa por una princesa china llamada Turandot, nombre de origen persa que significa la hija de Turan. Aunque es una ópera mundialmente conocida, hoy en día es actualidad gracias a Paul Potts, merecido ganador de un concurso en Inglaterra, con Nessun Dorma.
turandot

Read Full Post »

svasticaUn hecho irrefutable es que las costumbres se hacen leyes y así, también ocurre lo mismo con los símbolos. La cruz gamada (gamma, tercera letra griega), también conocida como esvástica (en sánscrito, swastika) significa buena suerte. Se asocia un símbolo a algo y queda perpetuamente vinculado a él, como en el caso de esta cruz, infelizmente asociada al nazismo desde que en el año 1921, Hitler la incluyó dentro de un círculo blanco en la bandera roja identificativa del Tercer Reich. La cruz esvástica es una cruz con los brazos doblados en ángulo recto, hacia la derecha o hacia la izquierda. Sin embargo, según algunos eruditos, este símbolo fue creado en el siglo V a. C. Su simbología nos dice que puede referirse a los cuatro elementos, sin embargo los Vaisnavas dicen que la esvástica está dibujada en una de las cuatro manos de Dios. Fue usada como símbolo de los hindúes, mencionándose por primera vez en los Vedas (libros sagrados de la tradición religiosa de la India), aunque ha sido utilizada por otras religiones. Se considera que el símbolo de la cruz esvástica cuyos brazos están dirigidos hacia la derecha es símbolo de buena suerte, mientras que si lo están hacia la izquierda representaría lo contrario. Según Louis Pauwell y Jaques Bergier en su libro El retorno de los Brujos, la esvástica invertida, o cruz gamada, cuyo origen se pierde en el pasado más remoto, es tal vez el modelo de la ley que rige toda destrucción. A diferencia de la cruz, del triángulo, del círculo o de la medialuna, no es un signo elemental que haya podido ser inventado y reinventado en todas las edades de la humanidad y en todos los puntos del Globo, con un simbolismo cada vez diferente. Es el primer signo trazado con una intención precisa. Su rastro más antiguo ha sido descubierto en Transilvania y se remonta a finales de la época de la piedra pulimentada, y se la vuelve a encontrar en centenares de husos del siglo XIV a.C. y en los vestigios de Troya. Aparece en la India, en el siglo IV a. C., y en China, en el siglo V d.C. Se la ve un siglo más tarde en el Japón en el momento de la introducción del budismo, que hace de ella su emblema. Es completamente desconocida o aparece sólo a título accidental en toda la región semítica, en Egipto, en Caldea, en Asiria y en Fenicia, es un símbolo exclusivamente ario. En 1891, Ernest Krauss llama la atención del público germánico sobre esta circunstancia; en 1908, Guido List describe la cruz gamada como símbolo de la pureza de la sangre, con más un signo de conocimiento esotérico revelado por el descifrado de la epopeya rúnica del Edda (literatura islandesa). Esta cruz en la antigüedad significaba el sol en movimiento, era la cruz solar en rotación en el sentido de las agujas del reloj; símbolo de las corrientes de energía. También Tiwaz (runa de Tyr) fue utilizada como símbolo de la Alemania nazi como emblema de las escuelas de entrenamiento. Es la runa de la victoria, representa el éxito y aumento de dinero o poder.

Read Full Post »

El llamado Archivo Akhásico es fuente de información en el cual el subconsciente busca los datos que utiliza en el presente. Aunque esa memoria subconsciente se refleja en nuestra fisonomía e influye en nuestros pensamientos, reacciones y decisiones, siempre podemos recurrir al libre albedrío para orientar nuestra vida. Nuestros talentos, nuestras habilidades que aparentemente hacemos de modo natural, son consecuencias de esfuerzos realizados en vidas anteriores. Hemos tenido nuestras propias experiencias, estas experiencias han ido dejando su huella en nosotros, todo lo que hacemos y todo lo que nos hacen se acumula en el almacén de información. No hay un encuentro casual, ni una asociación que no sea importante para nuestro desarrollo.  Las relaciones que hayamos entablado en anteriores encarnaciones influyen en las personas que conocemos en esta vida y nuestra forma de actuar con ellos. Si tuvimos una relación agradable con alguna persona en otra vida, ahora al encontrarla de nuevo, lo más frecuente es que tengamos de nuevo una buena relación. En cambio si nos encontramos con alguna persona que nos hizo daño o tuvimos una relación difícil y negativa, esa experiencia anterior nos predispone en contra de esa persona, y podremos reaccionar con antipatía o desconfianza. Frecuentemente las relaciones familiares son consecuencias de unos lazos kármicos, tanto agradables como desagradables; puedes querer repetir unas relaciones cálidas que “sepas” que han ayudado y facilitado en tu evolución, o también querer repetir por querer resolver relaciones difíciles, con problemas por resolver y que tu alma quiera superar. Esto explicaría cierta hostilidad entre padres e hijos, hermanos e incluso cónyuges.  Normalmente, elegimos un entorno que hayamos conocido antes, en cada nueva vida, optamos por un cuerpo masculino o femenino, según el objetivo de nuestra encarnación. Las almas se las ingenian para estar donde quieren estar, hasta en las circunstancias de adopción no existe la casualidad, la vida les llevará con los padres que deben estar, son kármicamente sus verdaderos hijos, aunque tengan que ir a China a buscarlos. Sin embargo, nuestras experiencias dependerán de la forma en que empleemos nuestro libre albedrío. En consecuencia, el curso de nuestra existencia se basa en las decisiones que tomamos a fin de responder a la coyuntura que nosotros mismos hemos suscitado. No tenemos karma con los demás, sólo con nosotros mismos, pero nos sentimos constantemente atraídos por gente o  grupos que nos ofrecen ocasiones favorables de asumirlo, nunca nos encontramos con alguien accidentalmente, porque las coincidencias no existen. Debemos atenernos a las consecuencias de nuestras decisiones y actitudes previas, ya que cosechamos inevitablemente lo que hemos sembrado.  La Biblia dice: Todo lo que sembrare un hombre, eso mismo cosechará. El alma que espera el renacimiento, será dirigida,  hacia un cuerpo que vaya a nacer que, por la naturaleza de su ambiente sea el idóneo para permitir que este alma liquide su deuda  y prosiga así su evolución. El alma recibirá  las  condiciones terrenales que necesite para aprender ciertas lecciones y, así comprender que las circunstancias no son meras coincidencias, son necesarias para nuestro desarrollo, y así  encontrarnos, es decir, redescubrirnos.

Read Full Post »