Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cambio’

AlianzaTodo en la vida es cíclico, el amor no es una excepción, los ciclos terminan y las relaciones también. ¿Las razones? Infinitas. La primera, el desamor. Pero el desamor no es un sentimiento que ocurra de la noche a la mañana, el desamor se gana a pulso, y así, un día se encuentran que han perdido aquello que creían tener seguro. Bien triste es tener que perder algo para poder apreciarlo ya que pocas veces en la vida se recupera lo perdido. El amor hay que cuidarlo, dijo Platón: el que aprende y aprende y no practica lo que aprende, es como el que ara y ara y nunca siembra, y el amor es lo más parecido a la siembra. En las relaciones, sobre todo las sentimentales, el esfuerzo para mantenerlas vivas es cosa de dos y, cuando sólo uno tira del carro puede llegar a cansarse. Hasta la mejor persona se cansa de mover montañas por quién no mueve por ella, ni una piedra. La segunda, se me ocurre que es que queremos conseguir a la persona amada por los medios que sean, aunque ello suponga presentarnos como personas que realmente no somos. Para ello les diremos las cosas que quieren oír y, nos presentamos como personas que no somos en realidad, es decir, seremos capaces de fingir para obtener lo que queremos. Decía Calderón de la Barca: fingimos lo que somos, seamos pues lo que fingimos. Pero el fingimiento no es para siempre y es entonces cuando nos relajamos y nos mostramos tal cual somos, es entonces cuando la relación se rompe. Existen cuatro pilares básicos para una relación honesta: sentimiento, sinceridad, respeto y un camino en común. Y la tercera es porque evolucionamos por direcciones diferentes y la evolución es un viaje sin retorno que como en una escalera, todos la subimos peldaño a peldaño, cada peldaño es un nivel y, así vamos cambiando de nivel… Aunque dolorosas, las relaciones terminan y, terminan cuando ninguno de los dos puede aportar o aprender nada del otro. Lo lamentable es la manera de separarse, pocos son los que están dispuestos a dar la mayor prueba de amor a quien un día quisiéron, que es dejarlo marchar. Después de una separación las personas deben estar con quien quieran estar, y dejar que el río de la vida les lleve hacia donde el Todopoderoso haya dispuesto.

Y quien tuviera hijos les digo: la responsabilidad y la educación de los hijos pertenecen al padre y a la madre por igual, y ambos deben satisfacer sus necesidades, sobre todo, las emocionales. Hacer daño a la pareja a través de los hijos es mezquino e injusto. Está en vuestra mano conseguir que se desarrollen como personas válidas, mentalmente sanas, sin traumas, sin manipulaciones pueriles que les lleve a acercarse a uno de los dos a cambio de algo material, sólo causaríais perjuicios que serán insalvables en el futuro. Dadles un buen ejemplo de amor, coherencia y sentido común.

Y como dice Paulo Coelho: No te preocupes por las personas de tu pasado, hay una razón por la que no llegaron a tu futuro.

Anuncios

Read Full Post »

Pienso que las predicciones condicionan a la persona y no siempre de forma favorable. Si dijéramos que a tal signo le va a llegar el amor, estarían viendo en cada persona que conozcan al futuro ser amado, si dijéramos que van a separarse de su pareja, encontrarían la razón para hacerlo sin luchar, puesto que los astros así se lo indican, si dijéramos que iban a sufrir un accidente, no podrían salir a la calle sin estar permanentemente acongojados y, así en todos los temas. Los pronósticos generalizados del horóscopo de los doce signos del zodíaco serian siempre incompletos y superficiales. Y, como doce son los signos del zodíaco y doce los meses del año, ¿qué tal doce reflexiones para el nuevo año? Así podríamos intentar comprender que…

1.- Si buscas la felicidad, piensa que no existe acuerdo sobre qué camino es el que nos lleva a ella, es diferente en cada uno de nosotros, lo que para unos es causa de felicidad, puede para otro ser causa de infelicidad y viceversa. La  felicidad es difícil de conseguir y fácil de perder, si consiste en muchas cosas.

2.- Mientras más cosas poseemos, más es nuestra preocupación por perderlas, ¿no es una forma de sentirse infeliz? jamás sentirás temor por perder algo que no tienes, una gran verdad es que  nos sentimos ricos, cuando no deseamos  más de lo que tenemos. Y seguro que habrás escuchado la frase que dice no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. El dinero es buen siervo pero mal amo, dale su justo valor.

3.- Hay que hacer un esfuerzo para encontrar satisfacción en tus quehaceres de cada día; tenemos que procurar que nos guste el trabajo que realizamos, hacer bien las cosas proporciona una gran satisfacción, y como decía Pitágoras, si sufres injusticias, consuélate, porque la verdadera desgracia es cometerlas. 

4.- El  problema del desengaño, en toda clase de relaciones, no es otro que, solemos tener expectativas diferentes en cualquier clase de relación, ya sea de amor, familia, trabajo. Esperamos más de lo que pueden o quieren darnos; no hagas castillos en el aire, no esperes nada, agradece sin más lo que hagan por ti  y así no habrá  desilusión. Hay que esforzarse por mejorar nuestras relaciones en todo los ámbitos de nuestra vida. Seamos tolerantes con los demás, es un derecho que demandamos para nosotros mismos.

5.- Hay que conseguir que la madurez guíe nuestros actos, Einsten decía que la madurez comienza a manifestarse cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos; y también decía: Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor. 

6.- Podríamos en este nuevo año, plantearnos una forma diferente de vida si la tuya no te satisface. Si no nos sentimos felices con nuestra vida, el seguir las mismas pautas de conducta y esperar que las cosas cambien por arte de magia es una insensatez. (“Como quiera que sea el estado en que te encuentres, estás en él por la gracia de Dios; y ahí tienes la oportunidad, puedes aprender una lección …”  Edgar Cayce)

7.- Un pequeño cambio en tus actos cada día puede hacer que el mañana sea muy diferente. Para lo que no puedas cambiar, lo más inteligente es la aceptación de forma positiva de los acontecimientos o crisis, e intentar ver en ellos no sólo la superación de una prueba determinada, sino una oportunidad de crecimiento. La palabra crisis, deriva del vocablo griego KRINO “decidir”, y significa simplemente tiempo de decisión, una crisis es un punto crucial, lo que precede al CAMBIO. 

8.- El peligro de contraer una enfermedad es mucho mayor cuando las fuerzas vitales son escasas, cuando emocionalmente estamos descontentos que cuando nos sentimos fuertes y felices. Manifiesta tus pensamientos, transmite lo que piensas, el guardarlo es absurdo, no beneficia a nadie y mucho menos a ti, sólo te causará dolor y probablemente una úlcera de estómago. La rabia manifestada hacia fuera es sólo rabia, hacia dentro se transformará en enfermedad. La finalidad del dolor físico es hacernos saber que hay algo que necesita atención y cuidados, que algo va mal. Las emociones hay que expresarlas, el reprimirlas repercutirá negativamente en ti, se quedan atrapadas en el subconsciente. 

9.- La preocupación no tiene sentido, resulta profundamente autodestructiva y es una forma de  malgastar  energía. Aprende del dicho oriental: “Si  tiene solución no te preocupes y si no la tiene, ¿para qué preocuparse?”. 

10.- Busquemos en nuestro interior la mejor forma de vivir el nuevo año, siendo dueños de nuestro destino y tomando las decisiones de cada día, acertadas o equivocadas, pero sin echar la culpa a los demás del resultado de nuestras acciones; somos libres para elegir cómo deseamos que sea nuestra vida, sin necesidad de “copiar” lo que a la mayoría les parezca “correcto”. 

11.- Insistiendo en el tema de la felicidad, os digo que la “felicidad” es personal y cada uno de nosotros busca un camino diferente para encontrarla. Si os vale de algo os diré que para mí encontrar “mi verdad” es un camino para lograrlo y, en ello persevero cada día de mi vida. Obviamente, yo entendía que cuando leía acerca de mi “Yo interior”, debían referirse a  la divinidad que hay en todos nosotros, a las palabras de Jesucristo cuando decía que nos había hecho a su imagen y semejanza. ¿y dónde encontrar tales respuestas sino en mi interior?  Pascal dijo: A las cosas terrenas, hay que conocerlas para amarlas; a las cosas divinas, hay que amarlas para conocerlas. Cuenta una vieja leyenda hindú que hubo un tiempo en que todos los hombres eran dioses, pero abusaron de su divinidad, y entonces Brahma, el dios supremo, decidió despojarlos de su poder divino y ocultarlo en un sitio de donde sería imposible que lo recuperaran. El gran problema fue encontrar un buen escondite. Se convocó a los dioses menores a reunirse en asamblea para resolver ese problema, y propusieron lo siguiente: Enterremos la divinidad del hombre en la tierra. Pero Brahma respondió: No, eso no sería suficiente, porque el hombre podría excavar y recuperarla. Entonces los dioses contestaron:  En ese caso, arrojemos la divinidad del hombre en lo más profundo de los océanos. Y Brahma respondió de nuevo: No, porque más tarde o más temprano el hombre explorará las profundidades de todos los océanos, y seguramente un día la encontraría y la traería a la superficie. Entonces los dioses menores concluyeron: No conocemos realmente un sitio donde esconder la divinidad humana. Parece no existir ningún lugar sobre la tierra o dentro del mar donde el hombre no pudiera encontrarla algún día. Entonces Brahma dijo: Esto es lo que haremos con la divinidad del hombre: la esconderemos en lo más profundo de su ser, porque es el único sitio donde nunca se le ocurrirá buscar. La leyenda cuenta entonces que, a partir de ese momento, el hombre dio la vuelta al mundo, exploró, escaló, excavó y se sumergió en todos los mares, en busca de algo que se encuentra en su interior.

12.- Los astros predisponen, no determinan, nosotros tenemos el poder para cambiar muchas de las influencias indicadas en el horóscopo. Si permitimos  que las estrellas nos dominen, entonces es cuando nos convertiremos en víctimas de nuestro destino; el hombre sabio y prudente es aquel que rige a sus estrellas.

¿Qué mejor pronóstico que saber que puedes con un simple cambio de actitud, encontrar  un motivo de felicidad cada día si pones empeño en ello. Nosotros podemos elegir vivir en paz o en discordia, tu decides.  ¡Suerte¡

Para los que estén interesados leer las predicciones de los doce signos del zodíaco, podéis hacerlo en mi otro blog:

Read Full Post »

Existe mucho temor al cambio en nuestras vidas; el cambio es como una puerta cerrada, no sabemos qué es lo que hay detrás y eso nos asusta, solemos preferir una vida infeliz, pero conocida, antes que saber qué nos depararía esa puerta. ¿pero quién sabe si detrás de esa puerta podemos encontrar una vida diferente, una vida mejor? Cuando los cambios son voluntarios nuestra actitud es fuerte, pero cuando los cambios son obligados solemos acobardarnos. En la vida hay que arriesgarse aún sabiendo que unas veces se gana y otras se pierde, y, ya somos muchos los que hemos comprendido que a veces ganando se pierde y perdiendo se gana. Somos nosotros los que debemos cambiar, porque pensar que haciendo lo mismo y actuando de la misma manera, obtendremos resultados diferentes, es una actitud infantil.

Decía el Dr. Albert Schweitzer (Premio Nóbel de la Paz 1952) que el mayor descubrimiento de cualquier generación es el de que los seres humanos pueden cambiar sus vidas cambiando sus actitudes mentales y, Víctor Frankl (1905–1997) nos legó este pensamiento: Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos.

Hay que arriesgarse, no podemos permanecer en un estado de desarmonía psicológica constante, es dañino para nuestro bienestar emocional y el de los que nos rodean, felizmente aún hay personas que se lanzan a una nueva vida sin saber el resultado pero con la esperanza de que halla gratas sorpresas en ello.

“Vamos a imaginar que la vida es perfecta; estás en un mundo perfecto, con personas perfectas, que tienen todo lo que quieren y puedan necesitar. Tienes todo lo que deseas, tal como lo has soñado y, además puedes vivir cuantos años quieras. Imagina que después de cien o doscientos años, te sientas en un banco inmaculadamente limpio, ante un paisaje idílico y piensas: qué aburrimiento, qué falta de emoción. En ese momento ves un botón rojo delante de ti que dice: ¡SORPRESA! Después de considerar todo lo que esta palabra significa, pulsas el botón? ¡Claro! Entonces entras por un túnel negro y sales al mundo en el que estás viviendo en este momento” (Maktub, Paulo Coello)

Cuando nos sintamos agobiados, cansados de vivir las mismas situaciones y necesitemos un cambio en nuestras vidas, debemos empezar por hacer cambios en nuestro hogar. En la medida de lo posible cambiaremos los muebles y los cuadros de lugar, renovaremos las cortinas, vaciaremos los armarios de objetos obsoletos que no utilizamos, sacaremos de los cajones ropa que lleva guardada ni se sabe el tiempo esperando una ocasión de utilizarlas que nunca llega y que en cada cambio de estación las conservamos “por si acaso”. No te apegues a las cosas materiales, no te de pereza desprenderte de ellas, regálalas a otras personas que seguro les hace más falta que a ti, quédate con lo que de verdad utilices. Por diversas causas, los hogares suelen tener muchos más muebles, objetos, prendas y adornos de los que realmente se necesitan y que ni siquiera nos gustan; al prescindir de muchos de ellos dejaremos espacio para que fluya una nueva energía. Al vaciar los armarios hacemos hueco para nuevas prendas y, aunque no lo creas existe cierto paralelismo entre vaciar nuestra casa de objetos inútiles y nuestra mente. Así, debemos también hacer “hueco” en nuestra mente para nuevas formas de pensar, desechando ideas y conceptos arraigados desde no se sabe cuánto tiempo para dar lugar a nuevos y así poder iniciar una nueva y diferente etapa en nuestra vida, puede que te sorprenda el resultado. La diferencia entre lo posible y lo imposible, es la medida de tu voluntad.

Hay una antigua receta que dice que si estás verdaderamente necesitado de un cambio, de un nuevo giro en tu vida, debes colocar unas tijeras abiertas debajo del colchón, justo en el lugar en que duermes; según la leyenda “cortarás” tu forma de vida y darás paso a una nueva. Pero si optas por esta opción, antes debes meditar si de verdad quieres un cambio en tu vida, los cambios no siempre pueden ser de nuestro agrado. Y, si finalmente te decides a hacerlo, debes iniciar este rito un día de Luna Nueva que es el momento en que se considera propicio para nuevos comienzos y retirarlas en Luna Llena. Un tiempo razonable para esta práctica sería de tres ciclos lunares (tres meses) empezando un día de Luna Nueva y terminando en la tercera Luna Llena que es el momento para finalizar aquello que se tenga pendiente.

Señor dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que si puedo y, sabiduría para reconocer la diferencia. Reinhold Niebuhr (1892- 1971)

¿eres un ángel? No – respondió – ¿acaso un santo? No – respondió – ¿entonces qué eres? Y, el Buda respondió: Estoy despierto.

¡Despierta! estás a tiempo.

Read Full Post »

amor¿Sabrán lo que se pierden?. Obviamente no. En qué poca estima se tienen las personas que no quieren darse la oportunidad de vivir una experiencia que les podría llenar de gozo, pierden un tiempo valiosísimo reflexionando si deben o no deben, si les conviene o no les conviene, ¿me embarco? ¿no me embarco? y, ante tanta duda, el barco ha zarpado; ¿quién sabe? pueden perder una oportunidad única y, huyen sin más. Joseph Joubert (1754-1824) nos dice: La razón puede advertirnos sobre lo que conviene evitar; sólo el corazón nos dice lo que es preciso hacer. Los que tienen que conocerse se conocerán, y las relaciones que no se viven quedan pendientes, sin resolver, quedan dentro, porque las relaciones son mentales. Y, yo les diría que tengo la certeza que al transcurrir de los años siempre recordarán aquella oportunidad que la vida les brindó y que se negaron a vivir. Y, claro, es tarde, ya que la mayoría de las veces la oportunidad sólo se presenta una vez. El principal problema en las relaciones es que se inician de una forma totalmente a la ligera, sin pensar, es decir, a ver qué pasa. Y, claro cuando encontramos una persona válida, nos invade el miedo a comprometernos, porque no pensábamos darnos al cien por cien. Solemos temer al cambio en nuestras vidas; el cambio es como una puerta cerrada, no sabemos qué es lo que hay detrás y eso nos asusta, solemos preferir una vida de soledad, una vida incompleta, pero conocida, antes de abrir esa puerta. ¿pero quién sabe si detrás de esa puerta puedes encontrar una vida más completa y feliz?. Hay que aprender a vivir el presente, no puedes esperar “al mañana” para ser feliz. Vive sin prisas, pero atento a lo que llega a tu vida. Todo llega, pero llega cuando tiene que llegar. Si supieras que una relación de pareja tiene una duración limitada a unos pocos meses o años, ¿no querrías experimentarla?, ¿preferirías no vivirla o perder todos esos buenos momentos, al saber que no sería para siempre? ¿preferirías acaso no llegar a conocer a esa persona aunque fuera por un espacio limitado de tiempo? Enfócalo desde otro punto de vista, vive el presente, el momento y siente gratitud sin más. El hoy es un regalo, por eso lo llamamos presente. De todas formas, si tu decisión es vivir en soledad, una soledad elegida, también está bien, tendrás tus razones, no debes temer a la soledad, en muchas ocasiones es la mejor compañera. Pero si cambias en algún momento de idea, antes de empezar una nueva relación, que la honestidad guíe tus actos. Encuéntrate primero, decide qué es lo que quieres para tu próxima relación, o por lo menos, qué es lo que no quieres y buena suerte. Y, si la vida te da mil razones para llorar, muéstrale que tienes mil una para sonreír.

Read Full Post »

corazon-rotoTodo en la vida es cíclico, y el amor no iba a ser una excepción. Un sentimiento comienza y puede desaparecer, no puedes prometer que durará eternamente, si lo hicieras mentirías. Pero no hay maldad en ello, los ciclos terminan y las relaciones también, terminan cuando ninguno de los dos puede aportar o aprender nada del otro; lo dañino es la forma de separarse, algo que muchos deberían aprender. Causar el menor daño posible, dejar que la persona querida siga su camino sin nosotros, con la generosidad y sacrificio que muchas veces esto implica, es una prueba de amor y evolución. Debemos desear que sea libre para tomar las decisiones que quiera, que encuentre su meta aunque tú no estés a su lado. La elección de amar debe ser libre por ambas partes. Lo que sí está en nuestra mano es mantener “ese amor” despierto, activo, siendo generosos, sin enfados absurdos, infantiles, sin estar continuamente recriminándose por lo que ha hecho o no ha hecho; la generosidad es compartir, pero suele ir acompañada por un sacrificio. No temas decir lo que piensas, hablar es el mejor camino para un final feliz, pero si esto no se ha conseguido, lo más generoso e inteligente es dejar marchar a la persona que un día quisimos. En muchas ocasiones debemos separarnos de la persona amada porque nuestra evolución va por caminos diferentes, nos paraliza o le paralizamos. Ten en cuenta que atraemos a las personas y circunstancias adecuadas para nuestro fin principal, nuestra “evolución”. Cada alma vibra con un ritmo diferente y debemos seguir nuestro propio ritmo en soledad si no es el mismo para los dos. Tendríamos que intentar conseguir que la persona que esté a nuestro lado, nos haga sentir mejor que cuando estamos solos, ¿si no para qué una compañía obstaculizadora? Nos cuesta mucho aceptar a las personas tal como de verdad son, y aunque nos enamoramos de ellas, después de un tiempo queremos que sean diferentes. Sin embargo si intentan hacerlo con nosotros nos rebelamos. Tenemos que conseguir que las personas a las que queremos sean lo que ellos quieran, lo que ellos elijan, nos agrade o no. El amor no debe ser posesión y si crees que conseguir controlar sus actos y sus sentimientos es amor, te equivocas; hay que asumir y admitir la forma de ser del otro, respetar sus valores sean los que sean; no se tiene que aprobar las acciones del ser amado para quererle, de hecho, se ama a pesar de, sin condiciones, el amor es gratuito. Tienes que estar con quien quieras estar, no con quien tengas que estar, es muy diferente. Los que tienen que conocerse se conocerán, la vida provee a cada persona de un compañero de aprendizaje determinado que le ofrece oportunidades ilimitadas de aprender. Durante el tiempo que permanezcan unidas, pasarán por todas aquellas experiencias que les lleve a las lecciones que han de aprender. Cuando el aprendizaje haya finalizado es posible que la vida les exija la separación física, pero no es realmente un final, las relaciones son eternas, pertenecen a la mente.
Y, cuando termines una relación guarda un período de “luto” antes de iniciar una nueva. Aprovecha ese “período” para conocerte, ubicarte, poner tu vida en orden; si sales de una relación y empiezas otra, trasladas muchas de las cosas negativas de tu anterior relación. Encuéntrate primero, decide qué es lo que quieres para tu próxima relación, o por lo menos, qué es lo que no quieres. El tiempo todo lo cura, hace que todo pierda importancia. Como decía la escritora francesa Francoise Sagan, amar no es solamente querer, es sobre todo comprender. Medita en esto: los errores no son tan importantes como las lecciones que aprendemos de ellos. Una crisis no es una calamidad terrible, deriva del vocablo griego KRINO “decidir” y, significa simplemente tiempo de decisión. Una crisis es un punto crucial, lo que precede al CAMBIO.

Read Full Post »