Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ahura Mazda’

juicio-final-11-jpgLa doctrina cristiana, basada en pasajes del Nuevo Testamento la resurrección de los muertos se atribuye al mismo Cristo, que completará así su obra de redención de la especie humana. Todos los muertos resucitarán para ser juzgados, “aquellos que han hecho el bien” llegaran “a la resurrección de la vida; y aquellos que han hecho el mal, a la resurrección del juicio” (Jn. 5, 29). Según la mitología griega, nuestro juicio final dependerá de la diosa Maat, que encarna la verdad y la justicia, el orden universal y el equilibrio cósmico. Al final de su viaje, el difunto penetra en la sala de juicio donde reside el tribunal divino constituido por Osiris y por cuarenta y dos divinidades funerarias. La etapa decisiva es el pesaje del alma, donde Maat, simbolizada por una pluma de avestruz, es pesada con el corazón del difunto. En caso de que el juicio sea favorable, si el alma pesa lo mismo que Maat, el difunto será admitido en el reino de Osiris y podrá gozar de una nueva existencia, en caso contrario, será condenado a vagar por el Nun. Un barquero llamado Caronte transportará el alma de los muertos a través del río Éstige hasta la laguna Estigia que sirve de entrada al otro mundo; admitía en su barca sólo a las almas de aquellos que habían recibido los ritos sepulcrales y cuyo paso había sido pagado con un óbolo (moneda griega de plata) colocado bajo la lengua del cadáver. Aquellos que no habían sido sepultados y a quienes Caronte no admitía en su barca eran condenados a esperar junto a la laguna Estigia durante 100 años. Antes de que los espíritus pudieran revivir en el mundo superior, debían beber del Leteo (río del olvido) para olvidar la felicidad experimentada en el Elíseo, paraíso prehelénico, una tierra de paz y felicidad plenas. En Alaska, Siberia, Canadá y Groelandia existe la creencia de que el nombre de una persona es también un alma. Al morir, el alma del nombre deja el cuerpo de la persona y se dice que queda “sin hogar” hasta ser invitada a residir en el cuerpo de un recién nacido. Los nombres tienen poder, y quien recibe el nombre de un difunto hereda algunas de sus buenas cualidades personales. Mitos y leyendas hablan con frecuencia de almas errantes tras la muerte y cuentan cómo, por medio del alma del nombre, los difuntos se convierten en espíritus guardianes de sus descendientes. Un mito inuit nos dice que mientras los fallecidos están a la espera de renacer, sus almas forman la aurora boreal y cuentan que al final del mundo hay un gran abismo con un peligroso sendero que pasa por un agujero del cielo y llega hasta la tierra de los muertos. Las almas de quienes los han cruzado encienden antorchas para guiar a las recién llegadas. La sabiduría védica enseña que todos los seres vivos de este mundo son almas eternas que viven en un cuerpo temporal. El alma individual llamada atma, es una partícula de la naturaleza divina. Todas las almas tienen sus propios deseos y para cumplirlos tiene lugar el ciclo de la reencarnación, denominado samsara, cuando el alma deja el cuerpo que muere, se reencarna en otro cuerpo; el alma pasa por todas las formas de vida, de los insectos a los dioses. Las diez encarnaciones de Vishnu son llamadas avatares, de la palabra avatar, que significa “el que baja”. Van adaptando de modo progresivo formas más desarrolladas, desde la acuática hasta la mamífera y la humana. Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina inspirándose en el Génesis nos describe el juicio final donde los personajes parecen transportados por una doble espiral hacia arriba y hacia abajo alrededor de un Cristo en majestad, Dios creador, de brazos justicieros, a cuyo lado se encuentra sentada la Virgen María, con un rostro temeroso e implorante. La humanidad está representada impotente y sometida al implacable poder de la voluntad divina. Bajo la mirada de los ángeles del Apocalipsis y de los santos mártires son conducidos hacia las puertas del infierno donde reina Minos, príncipe del Hades, el cuerpo rodeado por una serpiente. Los elegidos resucitados salen de la tierra y se elevan hacia Dios. Los antiguos persas, que asumieron las doctrinas de su maestro religioso Zoroastro, desarrollaron la concepción más amplia de la destrucción del mundo por el fuego dentro de la idea de un sufrimiento moral mayor. Según esta creencia, en el momento del final del mundo, los adoradores del señor de Mazda serían distinguidos del resto de la gente soportando de manera sucesiva el sufrimiento del metal fundido, y el bien sería entonces recompensado.

Anuncios

Read Full Post »

zoroastroEl Bundahishn, la Creación, es una tardía compilación de textos cosmológicos y cronologías, formada a comienzos del siglo X d.C. a partir de fuentes más antiguas. En la mitología dual del Zoroatrismo (o Mazdeísmo), existe una oposición entre los hermanos gemelos Ohrmazd (Ahura Mazda) (que vive bajo la luz) y Ahriman (que vive en la oscuridad). Los gemelos son hijos del dios Zurvan, “Tiempo”, el último ser que existió en el vacío original. Cuando llegó el momento en que debían nacer los hermanos gemelos, Zurvan le prometió a su primogénito que habría de gobernar el mundo. Ohrmazd, a quien se le otorgó el don de conocer el futuro, le dijo esto a su hermano. Entonces Ahriman, con el propósito de salir primero, mintió diciéndole a su padre: “Soy Ohrmazd, tu hijo”. Pero Zurvan no se dejó engañar y respondió: Mi hijo es luz y aroma, pero tu eres oscuridad y hedor. Entonces Zurvan comenzó a llorar. Ahura Mazda (Ormuz) es el sabio, cuyo conocimiento no pose limites: creó el sol, la luna y las estrellas. Dio el ser a la Buena Mente, que opera dentro del hombre y de toda la creación. Ahriman (también llamado Angra Mainyu, que significa “Espíritu destructivo”) creó a los demonios y lanzó un ataque contra Ahura Mazda, quien consigue no obstante, rechazarle hasta la oscuridad diciéndole: “Ni nuestros pensamientos, ni nuestras enseñanzas, ni nuestros planes, ni nuestras creencias, ni nuestras palabras, ni nuestras almas, están de acuerdo.” Dice la leyenda que el Ser supremo, a fin de neutralizar la influencia de Ahriman, ordenó a Ohrmazd que creara el mundo visible, el cual durará doce mil años divididos en cuatro edades iguales. Al principio el mundo de la luz coexiste con el de la oscuridad de Ahriman, potencia en espíritu ve la luz y oye la guerra de 9.000 años propuesta por Ohrmazd entre la luz y las tinieblas y cae en el abismo. Al cabo de otros 3.000 años, Ohrmazd crea el mundo físico, al toro primordial Gosh y al primer ser humano mortal, Gayomard. Ahriman dispone destruir la creación benéfica. Hace pedazos su camino a través de la bóveda cristalina del cielo, corre a través de las aguas, que se vuelven amargas y salinas, convierte la tierra en desierto y montañas, y lo mancilla todo, mata las plantas, al toro primordial y al primer ser vivo. El esperma de Gayomard es llevado al sol y el de Gosh a la luna. De la simiente conservada por la luna derivarán nuevas plantas y la vida, renovada por las lluvias de Tir; de la conservada por el sol crecerá a los cuarenta años de ser enterrada, un ruibarbo andrógino del que surgirá la primera pareja humana, Mashyagh y su compañera Mashyanagh. Se inicia de esta manera la siguiente era de 3.000 años, llamada periodo de la mezcla del bien y del mal; en ella Ahriman vuelve al hombre codicioso, apático, vicioso y enfermo. Al final de este periodo, el nacimiento del profeta Zoroastro da paso al último periodo de 3.000 años. En esta fase final, cada mil años nace un salvador –Soshans- del esperma de Zoroastro, conservado en el lago Hamun en Seistan, donde fecunda milagrosamente a vírgenes que acuden allí a nadar. Con el nacimiento del tercer salvador, empieza la última batalla y todos los héroes y monstruos del mito vuelven a la vida para participar en la lucha. El mal es derrotado finalmente en ordalías de fuego de metal fundido que cubre la tierra; Ahriman es expulsado para siempre a las tinieblas exteriores y la tierra una vez más se vuelve plana. Se trata de la gran renovación, el fin de la historia. Observa la similitud del engaño de Arriman que al igual que Jacob intenta obtener la bendición de Isaac en lugar del primogénito.
El zoroastrismo, es la religión fundada en la antigua Persia por el profeta Zoroastro (Zaratrusta) atribuye la creación del mundo a Ahura Mazda, (“Señor de la sabiduría”) quien separó el cielo y la tierra y materializó las aguas, las plantas y los cuerpos celestes, aunque el mundo ya existía previamente en un estado espiritual. En un segundo momento se produjo la elección por los Espíritus gemelos, entre el bien y el mal, la vida y la muerte.

Read Full Post »