Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘TEMAS de AYER y de HOY’ Category

Un despropósito, eso es en lo que se han convertido los precios desde que pagamos en euros. Vale lo mismo una chaqueta que una nevera, una lavadora que un vestido, una tele que un sofá, unos zapatos son más caros que una plancha, una cena que un billete de avión y, así podría continuar con un montón de ejemplos. Y no quiero hacer comparaciones con la comida porque el despropósito es aún mayor, cuesta lo mismo un kilo de fruta que una camisa en las rebajas o lo mismo que un desayuno, ¿cómo hemos llegado a esto? ¿alguien me lo puede aclarar?
Estoy totalmente de acuerdo que el dinero es un buen siervo, pero un mal amo, hay que estimarlo en su justo valor. Somos ricos cuando no deseamos más de lo que tenemos, sea lo que sea, y es igualmente cierto que no es más rico quien más tiene, sino el que menos necesita. Mientras más grande es el número de cosas que uno posee, mayor es el temor a perderlas y mayor nuestras preocupaciones, pero hay que vivir en el presente y nuestro presente con el euro se hace bastante difícil de llevar. No sé exactamente cuánto es el salario medio del español de a pie, pero ni en las rebajas podrá adquirir lo que necesita sin menoscabar su economía y seguir comiendo el resto del mes. Ahora sólo pueden “sobrevivir” los Tíos Gilitos. No sigo porque este tema me desestabiliza, no puedo con las injusticias y esto me parece injusto. Y de política no hablo, eso se lo dejo para mi amiga Marta Pastor que lo hace muy bien.

Read Full Post »

Cuando la Luna se encuentra entre el Sol y la Tierra, proyecta su sombra sobre la superficie terrestre y se produce lo que llamamos eclipse solar. Esto sólo ocurre durante la luna nueva, es decir que el Sol y la Luna están en conjunción, o lo que es lo mismo, cuando el Sol y la Luna están en el mismo grado de un signo. Los eclipses se forman cuando la Luna Nueva o Llena coincide con el eje de los nodos lunares (puntos en el firmamento donde la órbita de la Luna alrededor de la Tierra intersecta con la órbita de la Tierra alrededor del Sol), estos Nodos son llamados en la Astrología Hindú Cabeza de Dragón y Cola de Dragón, a los que se les llama planetas de la sombra, porque pueden crear eclipses al oscurecer al Sol y la Luna y “tragarse” cualquier planeta que esté cerca. En la antigüedad creían que los eclipses ocurrían cuando el Sol o la Luna eran “tragados” por un enorme dragón, asociando este hecho a acontecimientos funestos. El día 1 de agosto de 2008, se producirá un Eclipse Total del Sol en el signo de Leo. Al ser un signo de fuego nos anuncia calor y posibles sequías y, al ser un signo representativo de poder, reyes, príncipes, jefes de estado, gobernantes, etc. nos indica peligros para los altos cargos. Leo también rige los divertimentos, grandes espectáculos, y expresiones artísticas, por lo cual debemos esperar daños y peligros en las grandes manifestaciones artísticas; también representa el dinero y la riqueza y un eclipse en este signo podría prometer un descenso de la bolsa e inflación a nivel mundial. Estos efectos pueden ser a largo plazo, por ser Leo un signo de cualidad fija. Este eclipse podrá ser visto en Groenlandia, Canadá, Mongolia, el Norte de América, en China, (habría que estar atentos durante los Juegos Olímpicos del 2008 en Pekín). El signo de Leo es opuesto a Acuario, signo que también recibirá la influencia del eclipse. Acuario rige a las nuevas tecnologías, inventos, informática, radio, televisión, astrólogos, astronautas, aviación. Los eclipses suelen coincidir con acontecimientos desagradables a nivel mundial, pero a nivel personal debemos entenderlo como una oportunidad de aprendizaje.

Read Full Post »

La Francmasonería es un concepto que agrupa a las distintas organizaciones y asociaciones que a lo largo de la historia se han caracterizado por adoptar el principio de fraternidad mutua entre sus miembros, por la profusión de símbolos identificadores de contenido sólo reconocible para los iniciados, por principios racionalistas y promotores de la paz, la justicia y la caridad, y por su estructuración en pequeños grupos denominados logias que determinaron su condición de sociedades secretas. El gremio de masones medievales había estado al principio limitado a los albañiles (gremio de la construcción) pero en Inglaterra, durante la Reforma, empezaron a admitir como miembros a hombres ricos o con cierto nivel social. Estos gremios se convirtieron gradualmente en sociedades fieles a unos ideales generales, tales como la fraternidad, la igualdad y la paz, y sus reuniones se volvieron más acontecimientos sociales que reuniones de negocios. Cuatro o más de estos gremios, llamados logias, se unieron en Londres el 24 de junio de 1717, para formar una logia general para Londres y Westminster, que, en menos de seis años, llegó a ser la Gran Logia de Inglaterra. Este órgano es la logia general “madre” de los masones en el mundo, y de ella han derivado todas las logias importantes y reconocidas. La Gran Logia de Toda Inglaterra se formó en York en 1725, la de Irlanda en junio del mismo año, y la de Escocia en 1736. La sección de York se puso bajo la jurisdicción de la Gran Logia de Londres a finales del siglo XVIII. Como resultado del mecenazgo de la orden por miembros de la nobleza, la ascendente clase burguesa británica consideró la masonería como un medio para obtener el éxito social, y la orden se hizo popular. Los ideales masónicos de tolerancia religiosa y la igualdad fundamental de todas las personas estaban en armonía con el creciente espíritu de liberalismo durante el siglo XVIII. Uno de los principios básicos de las órdenes masónicas en todo el mundo de habla inglesa ha sido que la religión es un asunto exclusivo del individuo. La oposición por parte de la Iglesia católica romana ha existido básicamente, porque la masonería con sus principios obligatorios y su esencia religiosa, ha usurpado las prerrogativas de la Iglesia. En la mayoría de los países de habla inglesa el rasgo caritativo y protector de la fraternidad ha sido responsable de la fundación de hogares masónicos para la atención de los ancianos necesitados y sus viudas, orfanatos y escuelas para los hijos de los miembros. El masón es consciente de que sus obligaciones fraternas de ayudar a los miembros deben ser subordinadas a la obligación que debe a Dios, su país y su familia, con pleno reconocimiento de sus deberes para con la humanidad. La oposición a las sociedades francmasónicas tuvo dos direcciones. La primera, religiosa, manifestada por la Iglesia católica, aunque la masonería no excluye a los católicos, la segunda es política. Entre los miembros de la francmasonería se encuentran el compositor Wolfgang Amadeus Mozart (cuya ópera La Flauta Mágica gira en torno el ritual masón) y el escritor Liev Tolstoi, cuya novela Guerra y Paz ensalza sus ideales de fraternidad.

Esta es una pequeña sinopsis sobre la Francmasonería; pero yo, curiosa por naturaleza y siempre queriendo saber más, quería saber qué siente, qué piensa y que motivos impulsan a una persona a desear ser masón. Y como el que busca halla, uno de mis mejores amigos aceptó el reto de escribir algún artículo compartiendo su experiencia personal en su camino de Iniciación en la Francmasonería. Todos sabemos que la sabiduría no es comunicable, el conocimiento sí. Así, yo le pedí que escribiera algún artículo para compartir su conocimiento con todos los espíritus inquietos que deseamos saber más sobre este apasionante tema. Y el resultado es: “Un masón en el Madrid de hoy I” y “Un masón en el Madrid de hoy II”.

Read Full Post »

Había leído mucho acerca de los Templarios y vinculado la creencia de que en la actualidad su obra continuaba a través de otros enigmáticos, los “Masones”. Libros, leyendas urbanas, comentarios de sobremesa y un largo etcétera, eran toda la biblioteca que tenía. Me movía fundamentalmente el afán por evolucionar personalmente y el deseo de aportar algo para el desarrollo de la propia humanidad. Tal vez había llegado al cenit de mi letargo y… era hora de despertar.

Vehiculé por internet durante un tiempo hasta que conseguí hacerme una idea más aproximada de lo que “hoy” existía sobre ellos, las distintas Ordenes u “Orientes”, sus significados y sus métodos. Conseguí ubicar una Logia (o taller) cuyo método de trabajo combinaba conocimiento y espiritualidad, cóctel que me pareció perfecto pues buscaba este “blended” en un hoy moderno al albur del recién iniciado siglo XXI.

Una página hierática, mística y misteriosa se abría ante mis ojos como el averno al infiel, un precipicio que se dibujaba invitándome a entrar. Dudas, miedo, ignorancia, todo se cruzaba por mi cabeza y cual Alejandro Magno decidí ir a la conquista y… escribí. No pasó demasiado tiempo en obtener una respuesta pulcra, cuidada, denotando que quienquiera que se escondiera detrás era letrado y con sus preguntas intentaba escudriñar mi inquietud para saber si era sana o pícara. Intercambiamos ideas, conocimientos, saberes, pensares, durante cuatro o cinco semanas seguidas. No sabía quién era pero desde luego era diferente. Tras esa especie de filtro inicial, bastante duro por cierto, me concedió el misterioso interlocutor la posibilidad de mantener una entrevista personal a la cual accedí. Como en el medievo, el encuentro tuvo lugar sin apellidos, en un lugar remoto y lejos de la vista de curiosos, era mi “entrevista con el masón”.

Nervioso, por qué no he de decirlo, acudí a la cita y los minutos pasaban como horas, estaba a punto de contactar con una leyenda, era como un Indiana Jones buscando el Arca de la Alianza en algún lugar alejado de Etiopía. Ante mis ojos se presentó el masón, alguien que destilaba inteligencia, sabiduría, templanza, buen gusto y una acentuada y fuerte personalidad. Departimos durante casi dos horas sobre una gran variedad de temas, desde la física cuántica a la mística, las sefirot kabalísticas, el Yahvez judío, las Ordenes, las Logias, la situación económica actual, el mundo y un largo etcétera.

Fue entonces cuando me enteré de que de debía pasar tres entrevistas o, como se denomina en el argot masónico “aplomaciones” para que pudiera ser valorada la admisión preliminar o “paso bajo venda”, susceptible a su vez de valoración de conjunto para, de resultar positiva, ser propuesta la iniciación.
Un camino selectivo para reclutar a aquellos que de verdad son merecedores de las mieles de la sabiduría, en pocas palabras, la continuidad de las antiguas escuelas iniciáticas egipcias y posteriormente helenísticas, foros de transmisión del SABER.

Este saber no se trata de transmisión de secretos ni fórmulas mágicas como a muchos podría parecer, es un compromiso con el aprendizaje duro, sistemático, perseverante, en pos de la luz, de la iluminación o como se quiera denominar en llamar como así han puesto de manifiesto desde hace miles de años el hinduismo, el Tao, el judaísmo y todo el elenco de tradiciones espirituales. El masón de hoy substituye el concepto secreto por el de discreción ya que no se puede hablar de todo con todo el mundo, nada más.

Se abría ante mí un mundo fascinante que pude constatar con mis sucesivas pruebas en logia y mi aceptación como Aprendiz, calzando mandil y guantes blancos. Se aprende con disciplina, sabiendo escuchar, utilizando la simbología como método de conocimiento de la multiplicidad de significados, apoyándote en otros, los Hermanos, que te ayudan en tu progresión.

Una vez que el velo de mis ojos cayó, tuve la sensación de estar en otro mundo, en otro tiempo, me resultaba difícil creer que todo aquello fuera real “hoy” y realmente, lo era.

Muchas personas tienen en mente las sectas y otras organizaciones similares, hay que tener cuidado desde luego pero la masonería nada tiene que ver con todo ello pues respeta estrictamente la legalidad del país donde se asienta, fomenta el libre conocimiento y excluye la política y la religión como temas a tratar en Logia.

Me fascinó el mundo que descubrí, la ornamentación, las vestiduras, los objetos. Entender es ir más allá, dar un paso en el abismo de las galaxias, descubrir progresivamente quiénes somos y hacia dónde vamos, dar un salto cuantitativo y cualitativo, traspasar el enorme río de la ignorancia.

Es hoy, en Madrid, en estos momentos de celebración de la Exposición Universal de Zaragoza, existimos y resulta simplemente FASCINANTE.

Os envío todo mi cariño y, como diría un buen masón, mi triple abrazo fraternal.
Hermano R.

Read Full Post »

Queridos amigos, vuelvo de nuevo al blog para continuar, para quien le apetezca esta cruzada, allí donde me quedé en mi anterior relato tras la experiencia en la iniciación en la masonería en este Madrid de hoy. Hoy el relato es distinto, más teórico sobre masonería para quien desee profundizar un poco más.
Poco sabía y no es que ahora sepa mucho más, sobre los varios siglos de historia en que aquélla se desarrolla. Para entender sus inicios, allá de leyendas que conectan Templarios y Masones, lo cierto es que la Masonería es una escuela iniciática, cuyo método característico es el simbolismo ritualizado, institucionalizada en 1717, en Londres, como Gran Logia de Londres (solo a partir de 1738 pasó a titularse “de Inglaterra”) por cuatro de las escasas logias o talleres de constructores de edificios que habían sobrevivido desde la Edad Media. La aparición de esa Gran Logia de Londres representó tanto una ruptura con la masonería operativa tradicional de la construcción, como un relanzamiento de enseñanzas conservadas por los antiguos masones operativos, de cuyos talleres habían pasado a formar parte también hombres que fueron “aceptados” en ellos por su capacidad de aportar algo más. Aquel relanzamiento se consideró oportuno por parte de la “inteligencia” inglesa de principios del siglo XVIII (Royal Society, incluida), dadas las circunstancias socio-políticas de la época (guerras de religión mezcladas con disensiones políticas y guerras, interiores e internacionales, en Inglaterra y en toda Europa, desde siempre y en particular durante los siglos XVI y XVII).
Por ello, es imposible separar la filosofía masónica de una finalidad pragmática muy concreta: conseguir la paz social mediante la armonización de intereses y criterios diferentes (reunión de lo disperso, en el lenguaje hermetista). Había y hay que aprender a “construirse” como mujeres y hombres más perfectos para contribuir al avance de la Humanidad. Tal era y es el ideal de la Orden Masónica.
A lo largo de los siglos XVIII, XIX y XX, la Masonería evoluciona adaptando su método de análisis (que es lo esencial y permanente en ella) a la evolución de la sociedad y del conocimiento. Dentro de la Masonería universal, es posible hoy distinguir sub-escuelas, de las que unas insisten más en la importancia de una Tradición transmitida sin alteraciones desfiguradoras, otras subrayan la importancia del perfeccionamiento moral de las personas, otras la consecución del perfeccionamiento social y otras, en fin, sincréticas. De acuerdo con ello, la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad humanas podrían también enriquecerse o empobrecerse con matizaciones de uno u otro signo…
A grandes rasgos, existen distintas escuelas (o logias) agrupadas en Ordenes (normalmente de carácter nacional), masculinas, femeninas y mixtas cuyas prácticas se corresponden con ritos como pueden ser el de York o el Escocés Antiguo y Aceptado aunque existen otros muchos, dependiendo de los países y herencias culturales. En definitiva el ritual o rito no es más que un ejercicio disciplinar para alcanzar un mayor conocimiento de sí mismo primero, para luego conocer lo demás. Si observamos otras culturas, podríamos encontrar similitudes de escuelas iniciáticas (así es como se denomina a todas normalmente), desde las antiguas egipcias, pasando por la kábala o el zen. Lejos de todo esto están esos comentarios de medianoche sobre sacrificios, adoraciones diabólicas, grupos ocultos de interés o la mano que mece la cuna…

Es más fácil criticar lo que se ignora que hablar de lo que se sabe.
El lema del método de trabajo masónico que practicamos en miles de logias (y con el que personalmente me identifico), el “Rito Escocés Antiguo y Aceptado” (REAA), es “Ordo ab Chao”. El primer paso conducente del caos al orden es la convicción inteligente de que el Universo contiene las pautas de una Ley, que llamamos “universal”, que determina su ordenamiento en todos los niveles.
Entender el “todo” es complejo por no decir imposible, por lo menos con la capacidad actual. Un masón es una persona que aspira a autocultivarse no para reforzar ni su ego ni su vanidad sino para acceder a un mayor grado de consciencia y aportar en este mundo de hoy, todo lo que de positivo puede desprenderse de la máxima Libertad, Igualdad, Fraternidad.
Tampoco es cierto que esté únicamente formada por ideólogos de la izquierda política, ni mucho menos. Seguramente en su origen tuvo mucho que ver por la disensión del pueblo de feudalismos y autarquías pero hoy, eso es mera reminiscencia. Puedo asegurar que convivimos pacífica y armoniosamente gente de la izquierda, de la derecha, nacionalistas, apartidistas, ateos, creyentes cristianos, budistas, musulmanes…
En nuestra cultura entendemos que una novia se vista de blanco, que los seguidores de un equipo de fútbol celebren la victoria en determinadas fuentes públicas, celebrar un cumpleaños apagando velas y un largo etcétera, ritos en definitiva que seguro, si se analizan, tienen un sentido. Otras ritualidades podrían ser citadas, como asistir a la escuela, con o sin uniforme, catar y degustar vinos, hacer el Camino de Santiago, rezar, pedir un deseo…
El rito no es más que eso, una repetición, una secuencia que responde a un porqué y un para qué. El porqué y para qué de la masonería ya los describí más arriba, al igual que cualesquiera otras escuelas de pensamiento mundial. Hoy se aceptan las antiguas reuniones griegas en el ágora, donde se discutía y aprendía, podría decirse que eso es hoy la masonería.
A modo de anécdota y para acabar por hoy, si nos parásemos a pensar qué significa por ejemplo, la palabra religión (religare en latín o volver a unir), tal vez empezaríamos a entender que no se trata más que de formas de vehicular la unión de lo que permanece desunido: el ser humano y la inmensidad que nos rodea, su sentido, su comprensión y el avance a que estamos avocados.

Un sincero TAF.
Hermano R.

Read Full Post »

Los Caballeros Templarios eran miembros de una orden medieval de carácter religioso y militar, cuya denominación oficial era Orden de los Pobres Caballeros de Cristo (también Orden del Temple). Fueron conocidos popularmente como los Caballeros del Templo de Salomón, o Caballeros Templarios, porque su primer palacio en Jerusalén era adyacente a un edificio conocido en esa época como el Templo de Salomón. La Orden se constituyó a partir de un pequeño grupo militar formado en Jerusalén en el año 1119 por dos caballeros franceses, Hughes de Payns y Godofredo de Saint Omer. Su objetivo era proteger a los peregrinos que visitaban Palestina tras la primera Cruzada. Desde su nacimiento tuvo un fin militar, por lo que la Orden se diferenciaba a este respecto de las otras dos grandes órdenes religiosas del siglo XII: los Caballeros de San Juan de Jerusalén y los Caballeros Teutónicos, fundadas como instituciones de caridad. La Orden obtuvo la aprobación papal y en 1128, en el Concilio eclesiástico de Troyes, recibió unos preceptos austeros que seguían estrechamente las pautas de la orden monástica de los cistercienses. La dualidad se hacía patente en su razón de ser (orden monástica y militar), su función (orar y guerrear) y su imagen (la “externa” de monjes soldados). La Orden Templaria estaba encabezada por un gran maestre (con rango de príncipe), por debajo del cual existían tres rangos: caballeros, capellanes y sargentos. Los primeros eran los miembros preponderantes y los únicos a los que se les permitía llevar la característica vestimenta de la Orden, formada por un manto blanco con una gran cruz latina de color rojo en su espalda. El cuartel general de los Caballeros Templarios permaneció en Jerusalén hasta la caída de la ciudad en manos de los musulmanes en el año 1187. Como los Caballeros Templarios enviaban regularmente dinero y suministros desde Europa a Palestina, desarrollaron un eficiente sistema bancario en el que los gobernantes y la nobleza de Europa acabaron por confiar. Se convirtieron gradualmente en los banqueros de gran parte de Europa y lograron amasar una considerable fortuna. Después de que las últimas Cruzadas fracasaran y menguara el interés en una política agresiva contra los musulmanes, no fue preciso que los Caballeros Templarios defendieran Palestina. Su inmensa riqueza y su inmenso poder habían levantado la envidia tanto del poder secular como del eclesiástico y en el año 1307 el arruinado Felipe IV el Hermoso de Francia, con la colaboración del Papa Clemente V, ordenó el arresto del gran maestre francés, Jacques de Molay, acusado de sacrilegio y de prácticas satánicas. Molay y los principales responsables de la Orden confesaron bajo tortura y todos ellos fueron posteriormente quemados en la hoguera. La Orden fue suprimida en 1312 por el Papa, y sus propiedades asignadas a sus rivales, los Caballeros Hospitalarios, aunque la mayor parte de aquéllas se las apropiaron Felipe IV y el rey Eduardo II de Inglaterra, el cual desmanteló la Orden en este país.

Read Full Post »

« Newer Posts