Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3 septiembre 2011

En todos los actos de nuestra vida, la intención es lo más importante. Como ya os comenté en el artículo sobre la predicción del futuro, en cualquier acción, existe la intención y, el resultado óptimo de cada acción depende de la intención primigenia, que sólo el interesado sabe cuál es, así en consecuencia en el fondo de nuestro ser, el resultado nunca nos sorprenderá, sea el que sea. En muchas ocasiones nos sentimos perdidos, no sabemos hacia dónde dirigirnos, y es en esas ocasiones que recurrimos a seres ya sean divinos o superiores que en nuestra opinión son capaces de paliar ciertas situaciones negativas o conceder nuestros deseos. Hacemos nuestras  peticiones ya por medio de oraciones  o recurrimos a la teúrgia (magia blanca mediante la cual podemos comunicarnos con las divinidades). Una de las formas más usuales que tenemos es hacer peticiones a través de las velas. Para ello debemos cumplir ciertas reglas, entre ellas es que no debemos encender una vela a la que vamos a hacerle una petición con un mechero, sino con una cerilla o una varilla de madera. Al apagarla debemos hacerlo con un apaga velas, y si no tenemos, lo haremos con un pequeño vaso o algo similar. Otra es que son de una única utilización, se la debe dejar consumir hasta que se agote, aunque sí podemos encenderla y apagarla más de una vez por si no tenemos el tiempo suficiente hasta que se consuma, pero nunca  debemos reutilizarla para otra petición diferente. Sería recomendable hacer la petición después de una ducha o baño y vestirnos con ropa limpia ya que la ropa y objetos que hemos utilizado durante el día podrían estar impregnados de malas vibraciones o energías negativas. Y, lo más importante, al igual que ocurre con las oraciones las peticiones debemos hacerla con FE. No siempre tenemos que pedir algo concreto. Simplemente cuando necesitemos Luz o Claridad en nuestra vida, basta con encender una vela blanca con ese propósito. Las velas se utilizan también por su color y perfume, y están íntimamente relacionadas tanto con los colores como con los aromas, teniendo la misma interpretación que ellos. Las velas blancas son las más adecuadas para peticiones espirituales, irradian luz, purifican y alumbran momentos oscuros de nuestra vida y se adecuan a cualquier petición. Si has encendido una vela y se apaga sin ningún motivo, te indica que tu petición requiere un planteamiento diferente e incluso que tu fuerza será la mejor aliada para conceder tu deseo. Si la llama sufre vacilaciones, tu petición no te será concedida tal como la has pedido, sino que sufrirá algunos cambios.

La aromaterapia data de los antiguos egipcios, que usaban aceites de esencias naturales para tratar trastornos de la piel. El químico francés René-Maurice Gattefossé descubrió (1930) que los aceites de esencias empleados en los cosméticos también tenían aplicaciones medicinales, es una forma de terapia a través del olfato y la piel. Así, también las velas  con aroma tienen su función específica, tales como:

Para problemas respiratorios es aconsejable el sándalo, eucalipto, especias y palo santo.

Para el insomnio se debe utilizar, las de mandarina, naranja, rosa, lavanda, especias y palo santo.

Para calmar el cansancio y aliviar el stress las velas de naranja, pomelo y vainilla.

Para aliviar el dolor de cabeza, limón, eucalipto, lavanda y palo rosa.

Para el stress, ansiedad y depresión, las de limón, mandarina, pomelo, cedro, lavanda, palo de rosa, vainilla, eucalipto y especias.

Para las nauseas mandarina y palo rosa.

Para la ira, mandarina y vainilla.

Para la meditación, palo santo.

Para la artritis, las de sándalo.

Las velas perfumadas, al arder difunden su fragancia y crean una atmósfera placentera.

Anuncios

Read Full Post »