Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 junio 2011

Estas Leyes o Principios Espirituales son instrucciones que imparte en la India, el Místico y Maestro Espiritual Sai Baba. (23 de Noviembre de 1926 –  25 de abril de 2011)

La primera ley dice:

¡La persona que llega es la persona correcta!

Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:

¡Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido!

Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe aquello de: ¡si hubiera hecho tal cosa… hubiera sucedido tal otra…!

La tercera ley dice:

¡En cualquier momento que comience es el momento correcto!

Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así…. para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

Y… la cuarta ley dice:

¡Cuando algo termina, termina! 

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. No es casual que vosotros estéis leyendo este texto, si este texto llega a vuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

Bhagavan Sri Sathya Sai Baba nació en Puttaparthi, una aldea al Sur de la India, el 23 de Noviembre de 1926. A temprana edad se convirtió en un líder espiritual para sus compañeros de estudio y vecinos. A los 13 años declaró que su misión comprendía al mundo entero. Comunicó a sus seguidores y familiares que desde ese momento sería conocido como Sathya Sai Baba y que su misión era promover la regeneración espiritual de la humanidad.

El 23 de Noviembre de 1950 inauguró el “Ashram” que sus seguidores construyeron cerca de su pueblo natal. Es conocido como Prasanthi Nilayam “La Morada de la Paz Suprema”. En la actualidad se ha convertido en el sitio de reunión de millones de personas procedentes de todo el mundo, que buscan la elevación espiritual.

Sai Baba explica que su misión no es establecer una nueva religión sino enseñar que la vida debe basarse en el amor hacia todos los seres sin distinción de creencias, raza, sexo o nacionalidad. Declara que sus seguidores no deben abandonar su creencia sino transformarse en mejores creyentes, ya sean cristianos, judíos, musulmanes, budistas, etc. Bajo esta perspectiva, inspira a sus seguidores a vivir reconociendo la “unidad en la diversidad”.

Read Full Post »

Por la lógica, la sensatez y la sabiduría de estos principios, me parece interesante transcribir los 14 principios de Vida del maestro zen, Thich Nhat Hanh, nacido en Vietnam en 1926.

1.- No seas idólatra ni te ates a ninguna doctrina, teoría o ideología, incluso las budistas. Todos los sistemas de pensamiento son guías, no son la verdad absoluta.

2.- No creas que el conocimiento que tienes ahora es absoluto, inmutable. Evita ser de mentalidad estrecha y atarte a los puntos de vista presentes. Aprende y practica el desapego de tus puntos de vista para estar abierto a recibir los puntos de vista de los demás. La verdad se encuentra en y no en el conocimiento conceptual. Prepárate para aprender a través de todo, a observar en ti mismo y en el mundo en todo momento.

3.- No fuerces a los demás, ni siquiera a los niños por ningún medio en absoluto, a adoptar tus puntos de vista, ya sea por autoridad, amenaza, dinero, propaganda o incluso educación. Sin embargo, por medio del diálogo compasivo, ayuda a los demás a renunciar al fanatismo y a la estrechez.

4.- No evites el contacto ni cierres tus ojos al sufrimiento. No pierdas la conciencia de la existencia del sufrimiento en la vida y del mundo. Encuentra maneras de estar con aquellos que sufren por todos los medios; incluyendo el contacto personal y las visitas, imágenes y sonido. Por tales medios despierta en ti mismo y en los demás la realidad del sufrimiento en el mundo.

5.- No acumules riquezas mientras millones están hambrientos. No tomes como objetivo de tu vida la fama, el provecho, la riqueza o el placer sensual. Vive simplemente y comparte el tiempo, la energía y los recursos materiales con los que estén en necesidad.

6.- No mantengas ira u odio, tan pronto como surjan la ira o el odio, practica la meditación sobre la compasión para comprender profundamente a las personas que han causado ira u odio. Aprende a ver a los otros seres con los ojos de la compasión.

7.- No te pierdas en la dispersión ni en el ambiente que te rodea. Aprende a practicar la respiración para recuperar la compostura del cuerpo y de la mente para practicar la atención y, para desarrollar la concentración y la comprensión.

8.- No pronuncies palabras que puedan crear discordia y causar ruptura en la comunidad. Haz todos los esfuerzos para reconciliar y resolver todos los conflictos aunque sean pequeños.

9.- No digas cosas falsas por interés personal o para impresionar a los demás. No pronuncies palabras que causen desviación u odio. No difundas noticias que no sabes que no son ciertas. No critiques ni condenes cosas de las que no estás seguro. Habla siempre verdadera y constructivamente. Ten el valor de hablar sobre situaciones de injusticia aún cuando hacerlo pueda amenazar tu propia seguridad.

10.- No uses a la comunidad budista para ganancia o provecho personal, no transformes tu comunidad en un partido político. Una comunidad religiosa debe sin embargo tomar una actitud clara contra la opresión y la injusticia y, debe esforzarse por cambiar la situación sin engancharse en conflictos partidarios.

11.- No vivas con una vocación que sea dañina para los humanos y la naturaleza. No inviertas en compañías que priven a los demás su oportunidad de vivir. Elige una vocación que te ayude a realizar tu ideal de compasión.

12.- No mates, ni permitas que otros lo hagan. Encuentra todos los medios posibles para proteger la vida y prevenir la guerra.

13.- No poseas nada que debería pertenecer a los demás. Respeta la propiedad de los demás, y, evita que los demás se enriquezcan con el sufrimiento humano o el sufrimiento de otros seres.

14.- No maltrates tu cuerpo, aprende a manejarlo con respeto, no lo veas simplemente como un instrumento. Preserva las energías vitales (sexual, respiración, espíritu) para la realización del camino. La expresión sexual no debería ocurrir sin amor y compromiso. En las relaciones sexuales, sé consciente del sufrimiento futuro que pueda causarse. Para preservar la felicidad de los demás, respeta sus derechos y compromisos. Sé plenamente consciente de la responsabilidad de traer nuevas vidas al mundo. Medita sobre el mundo al que estás trayendo nuevos seres.

El Maestro Thich Nhat Hanh vive en Francia desde 1972 en una comunidad de enseñanza budista, Plum Village, (Burdeos)

Read Full Post »