Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alecto’

castracion-de-urano-por-saturno2Urano, esposo de Gea, (la Tierra), procrearon generaciones monstruosas: los tres Cíclopes, Arges, Asteropes, y Brontes, criaturas con un solo ojo, los Hecatónquiros, Coto, Briareo y Gías (tres gigantes monstruos provistos de cien manos y cincuenta cabezas); no todos fueron monstruos, esta divina pareja además tuvieron a las seis Titánidas, Tea, Rea, Temis, Mnemosine, Febe y Tetis y, a los seis Titanes, gigantes con forma humana, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto, Cronos y Océano. Océano está representado por un río que abraza la Tierra y no desemboca en ninguna parte, sino que regresa a sus propias fuentes. Él es el padre de todos los ríos, de todos los mares y de los más remotos manantiales. Está representado también como un venerable anciano recostado en las aguas, coronado por algas marinas y con una lanza o una urna en la mano. Gea estaba enfadada por la continua fecundidad que le imponía su compañero y porque Urano, a medida que nacían sus horripilantes hijos, los iba sepultando en las entrañas de la tierra. Pero Gea, madre al fin, a pesar de la fealdad de sus hijos le disgustaba lo que su marido hacía, y así ella trató de convencer a sus hijos de que la vengaran. Forjó una enorme hoz y la ofreció a aquel de sus hijos que fuera capaz de matar a Urano; sólo Cronos, el más joven que odiaba a su padre, accedió a conspirar contra Urano y, así Cronos encadenó, y castró a su padre, lanzando sus genitales tras él. De la sangre de Urano que cayó sobre la tierra surgieron las tres diosas vengadoras, las Erinias o Furias, Tisífone, Megera, y Alecto. Saturno arrojó la hoz y los genitales al mar y produjeron una espuma de la que nació Afrodita. Tras el derrocamiento de Urano, Cronos (Saturno) fue el segundo soberano del cosmos. Para Hesíodo, Urano fue el primer rey de los Atlantes, a quienes civilizó, les dio el calendario y les inició en la Astronomía y la Astrología.

Read Full Post »

caronte-11-jpgPor ser el más joven de los tres, le tocó el reino de los infiernos en el reparto que hicieron los reyes hijos de Saturno: Júpiter, Neptuno y Plutón. Se llaman infiernos a las moradas subterráneas a donde van los difuntos después de la muerte. Los keres, seres malignos servidores de Plutón, son los encargados de dar a los hombres el golpe mortal y luego conducir sus almas volando hasta la morada de Hades. Allí estas almas han de ser juzgadas y recibir la pena por sus crímenes, o bien la recompensa por sus actos virtuosos. A la puerta del reinado hay siempre en vela un perro con tres cabezas llamado Cancerbero, para impedir que los vivos entren o que las almas salgan. Este vasto imperio subterráneo está rodeado por dos ríos: el Aqueronte y el Estigio (Estigia). Caronte es el barquero de este mundo infernal y está dedicado a transportar las almas de los muertos de una orilla a otra del Aqueronte. Se le representa como un viejo muy feo y de larga barba gris, que exige que se le pague por cada viaje un óbolo como mínimo y tres como máximo. Los familiares colocan las monedas en la boca del pasajero antes de enterrarlo. Caronte rechaza a los que no pueden pagar el óbolo. A los demás, los sienta en la barca, los lleva a la orilla opuesta y los entrega a Mercurio, quien los pone ante el terrible tribunal. Caronte es un verdugo al servicio del Infierno. Tres jueces forman parte del mencionado tribunal, administrando justicia en nombre de Plutón y en su presencia; estos son Minos (antiguo rey de Creta), Eaco (Rey de Egina) y Radamanto (hermano de Minos), los tres de una gran integridad; pero Minos, el más sabio, es el más poderoso del trío y lleva en su mano un cetro de oro. Una vez hecha pública la sentencia, los buenos son llevados a los Campos Elíseos y los malos son arrojados al Tártaro. Los Campos Elíseos son de un verdor maravilloso y praderas llenas de flores. El Sol brilla y los pájaros cantan con una dulce melodía, ríos, tierras fecundas, cosechas abundantes, son otras de sus delicias. En este lugar no hay dolor, enfermedad ni vejez, ni para el cuerpo ni para el alma, como tampoco existen pasiones ni envidias humanas. El Tártaro, recompensa de los maliciosos, es una prisión fortificada rodeada de un río de fuego llamado Flaguetón. En él hay tres barqueros que son las tres Furias: Alecto, Meguera y Tisífone. Con una mano empuñan una antorcha candente y con la otra un látigo ensangrentado, con el cual flagelan sin cesar a los malvados que merecen duros castigos. En el Tártaro se hallan varios personajes destacados por su maldad. Aquí moran los violentos, los traicioneros, los infieles, los avaros, los belicosos, etc. Todos expían sus faltas y, a la vez, quieren volver a gozar de la luz del día y de una vida apacible. Cerca del Tártaro viven los Remordimientos, la Miseria, las Enfermedades, la Guerra, la Muerte, las Arpías, etc. Este es, en definitiva, el reino de Plutón quien, ya cansado de su largo celibato, decidió un día recurrir a la violencia para conseguir una esposa. Todas las diosas huían de Plutón por su horroroso reino, su fealdad física como hombre y su rudeza.
Proserpina o Perséfone, hija de Ceres, vivía en Sicilia en una juventud pacífica e inocente. En una ocasión en que recogía flores del campo con unas amigas, Plutón la raptó a pesar de su negativa a acompañarle. Plutón salió corriendo en su carro de caballos negros, abrió la tierra con su cetro mágico y penetró en su reino. Cuando Ceres se enteró de esto, acudió a Júpiter indignada para pedirle justicia. Zeus le dijo que Proserpina le podía ser devuelta si no había comido nada desde que entró en los infiernos; la ley era que el que ingería algo allí ya no podría salir más. Entonces, Hades obligó a Proserpina a que comiera un grano de granada para hacer imposible su regreso a la superficie de la tierra. A pesar de todo y, después de muchos ruegos, Ceres consiguió que su hija morase seis meses al año en los infiernos y seis en la tierra. Se suele representar a Plutón con rostro pálido, cejas espesas, ojos rojizos y mirada amenazadora. En su mano derecha tiene un cetro de dos puntas y, en su siniestra (izquierda), una llave representando entre otras cosas la imposibilidad de escapar de los infiernos o, quizás, la llave de los tesoros internos del yo. Posee una obscura corona de ébano y algunas veces cubre su cabeza con un casco que le hace ser invisible. Hay una segunda vertiente más benéfica de Plutón, en la que se le describe usando el cuerno de la abundancia, lo cual puede simbolizar que, cuando la persona realiza una labor de autoperfeccionamiento individual, las riquezas materiales le vienen por añadidura. En este caso, Plutón es el símbolo de la vida y de la muerte (transformación) de las manifestaciones de la naturaleza.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores